Opinión: No nos callamos más

Rezano Paola Opi

Por Paola Rezano (*) Se acerca un nuevo 8 de marzo que  volverá a ser un día de lucha en las calles de miles y miles de mujeres, trans, travestis, de cuerpos diversos y disidentes.

Más de 36 femicidios, 10 travesticidios en los menos de dos meses del 2019 y seguimos todos los días contando, la vulneración del derecho al acceso al ILE a niñas y mujeres que son obligadas a continuar con embarazos en muchos casos  producto de violaciones, la creciente pobreza, represión y hambre que venimos sufriendo toda la sociedad argentina pero en particular las mujeres como sector más afectado por la precarización laboral y la informalidad, hacen que este 2019 los desafíos sean enormes.

El movimiento feminista en Argentina viene recorriendo un largo camino, que no deja de ser complejo porque  es un movimiento heterogéneo y en permanente transformación y deconstrucción. Sin embargo, las mujeres hemos demostrado que solo en las calles podemos hacer frente a este modelo liberal, machista y misógino que lleva adelante la alianza Cambiemos. Con orgullo decimos que fuimos las primeras que le hicimos un paro al macrismo y vamos por más.

Las  organizaciones que nos planteamos la construcción de un feminismo popular que aporte con sus ideas, propuestas y militancias  a la construcción de ese Proyecto Nacional, Democrático y Feminista que nos propuso nuestra compañera y conductora Cristina Fernández venimos articulando, activando y preparando el paro y movilización que cientos de mujeres en todo el país, y también en el exterior,  protagonizaremos este 8 de marzo.

El pasado 19 de febrero se realizó un masivo pañuelazo en el Congreso Nacional en el marco del día de reclamo por la Interrupción Legal del Embarazo y este año se volverá a presentar para su debate y tratamiento el proyecto que impulsa la Campaña por el Aborto, Legal, Seguro y Gratuito. Seguramente esto será nuevamente acompañado por masivas movilizaciones como el año pasado.

A principios de febrero se iniciaron las Asambleas Feministas en CABA de las cuales venimos participando organizaciones de diverso tipo, lo que obviamente trae debates y fricciones, pero que se consolida como espacio de coordinación y articulación rumbo al 8M. Lo mismo sucede en varias provincias y municipios del país.

Tenemos muchos desafíos este 2019, sobre todo el de aportar a una propuesta  que derrote al macrismo para volver a recuperar la Patria.  La unidad es necesaria y en ella las mujeres somos una de las partes más importantes, necesitamos recuperar un Estado presente y activo que garantice políticas públicas atravesadas transversalmente por la perspectiva de género.

Se acerca el 8 de marzo y rumbo a él vamos, mas unidas y organizadas que nunca.

NI UNA MENOS

VIVAS, LIBRES Y GOBERNANDO NOS QUEREMOS

 

(*) Concejal (mc) Lanús. Referente Mujeres del Sur y Frente de Géneros UyO.