Opinión: La otra gran emergencia sigue siendo la violencia de género

Por Nadia Valdez (*) Treinta días han pasado desde que comenzó el aislamiento  Social Preventivo y Obligatorio dictado por el Gobierno de la Nación para prevenir el avance de la Pandemia del Covid-19 y Las Mujeres enfrentamos otra situación extrema que requiere de suma atención en este contexto particular por el que transitamos en el País y en el mundo.

En treinta días de Cuarentena, 23 Mujeres fueron asesinadas en nuestro País: la dolorosa estadística con la que nos enfrentamos cada día, nos exige estar más atentas que nunca ante la situación que se agudizó por el aislamiento, pero que parece estar casi naturalizada por la Violencia machista que en los primeros 100 días de 2020 se llevó casi 100 vidas de Mujeres y en algunos casos, de sus hijes.

La Situación requiere asistir esta otra Emergencia ante la gravedad de las consecuencias que están a la vista, ya que es el único índice que no disminuyo desde que comenzó el Aislamiento Social. Por el Contrario, las denuncias, pedidos de asistencia, llamados de auxilio, aumentaron durante estos treinta días, según informan desde los dispositivos de atención oficiales.

Las violencias por razones de género aunque son lamentablemente, cotidianas, se agudizan en el contexto de encierro, ya que muchas Mujeres deben convivir con el violento, transitando una situación de inestabilidad emocional; pérdida de fuentes de ingresos económicos como consecuencia del aislamiento; y además, transitar violencias cotidianas como lo son el asumir exclusivamente el rol de “cuidadora” de les hijes, el Hogar; y hasta ver dificultado el acceso a la salud personal y sexual en muchos casos.

El Escenario económico para enfrentar la pandemia de coronavirus encuentra una Argentina devastada después de 4 años de Macrismo que maltrata aún más a las clases populares y trabajadoras. El “parate” profundiza esta situación en general y pone en una doble vulneración a las Mujeres que son muchas veces las que sostienen solas el hogar.

Y, a nivel institucional, nos encuentra con un Gobierno con decisión política, que  intentó desde el inicio Jerarquizar las Políticas de Género creando un Ministerio que atienda las demandas históricas, pero en una situación económica muy frágil para abordar la emergencia;  una emergencia sanitaria inesperada y por otro lado, la misma Justicia Patriarcal que no efectiviza medidas, que resultan escasas ante semejantes desenlaces.

A pesar de esto, contamos con dispositivos de atención, asesoramiento, y asistencia en Nación, la Provincia de Buenos Aires y en el Municipio de Lomas de Zamora; una Comunicación nunca antes vista para promocionar tanto las líneas como los derechos, y a compañeras ocupando lugares de decisión y representando a tantas otras que luchamos para erradicar este flagelo.

En este marco, también, es importantísimo el rol de las redes territoriales para detectar situaciones de vulneración de derechos y Violencia, ya que en muchos casos las victimas están imposibilitadas de realizar una denuncia. Hoy, más que nunca el compromiso debe ser de toda la sociedad. Necesitamos que exista una disciplina similar a la que se logró ante la pandemia y que podamos desnaturalizar las violencias como situaciones del ámbito privado.

El apoyo y la Solidaridad siempre vienen de las organizaciones sociales y de las colectivas de mujeres feministas que nos mantenemos, preocupadas, alertas y juntas ante esta situación que nos golpea todos los días y apoyadas en un Estado presente, aún con pocos recursos.

(*) Periodista. Referenta del Frente de Géneros de Unidxs y Organizadxs Lomas de Zamora.