Opinión: El tiempo de las mujeres y las diversidades

Por Nadia Valdéz (*). Iniciando el 2020 Las mujeres nos trazamos objetivos a cumplir en el marco de un Gobierno Nacional, Popular y que en la praxis, al menos de las primeras decisiones tomadas, se muestra “Feminista” y con perspectiva de hacer lugar a las demandas por las que luchamos en el último tiempo.

Es ahora el tiempo de las mujeres y disidencias, ya que como dice el lema “ahora que si nos ven”  debemos estar atentas y preparadas para los desafíos del nuevo tiempo que comienza. La Agenda feminista está más visible que nunca en una sociedad que para bien o para mal opina, reconoce y hasta discute algunas de nuestras demandas, aunque con resistencias de algunos sectores, la visibilización de algunas problemáticas nos hace llegar a cada vez más personas que serán parte del cambio de Paradigma al que apuntamos.

La preocupante estadística de Enero de 2020 de mujeres asesinadas, nos alerta como movimiento de Mujeres de los desafíos que tenemos de cara a este nuevo año y a estos próximos cuatro de reconstrucción. Es el femicidio el último y más grave eslabón de una cadena de violencias que atravesamos todes  a lo largo de nuestras vidas y que muchas veces es naturalizada e invisibilizada,  por lo que tenemos que trabajar para promover y desnaturalizar algunas conductas muy arraigadas en nuestra sociedad.

El último tramo de nuestra historia fue de retroceso en el marco de la restitución de derechos de todos en general y de las mujeres y disidencias en particular. Todas las conquistas y avances legislativos que supimos conseguir en los años de Néstor y Cristina quedaron estancados o en algunos casos retrocedieron por las políticas de injusticia social que desarrollo el Macrismo en 4 años.

El escenario con el que nos encontramos actualmente nos propone reconstruir el mapa social de Argentina y el movimiento de Mujeres no es ajeno porque sabemos que la pobreza y la situación Económica  vulnera aún más a las que primero la afrontamos y también genera un aumento en las violencias y re victimizaciones que sufrimos a diario.

Es desde la Organización el camino, es con la formación y capacitación que cambiaremos el paradigma patriarcal, y es desde la reconstrucción del tejido Económico y Social que las mujeres realmente podrán ser empoderadas para romper los círculos de violencia a los que somos sometidas.

La buena noticia para afrontar los desafíos que nos trazamos siempre es que tenemos un Estado Nacional, Provincial y Municipal, que nos respalda con las designaciones de nuevos ministerios, Secretarias y Direcciones dispuestas para atender  las demandas pero también para construir los objetivos que hasta hace un tiempo soñamos con la lucha en las calles, en los barrios y en las organizaciones.

Llegó el tiempo de las mujeres  y las diversidades. Estamos listes para andarlo.

 

(*) Periodista. Referente del frente de géneros Unidos y Organizados Lomas de Zamora