Caso Yanela: “Yo, como padre, sé que es un caso de gatillo fácil”

Caso Lila

Yanela Yoryevich era una joven oriunda de José Mármol, que murió cuatro años atrás luego de recibir un disparo por parte de Sergio Gómez, quien se desempeñaba como Policía Bonaerense. La causa por la muerte de la joven fue elevada a juicio, el cual comenzó el 10 de abril bajo la modalidad de jurados. Desde la familia de la víctima reclaman Justicia, y aseguran que se trató de un caso de gatillo fácil.

Daniel Yoryevich, padre de Yanela – o Lila, como la llama su familia – dialogó con Diarioconurbano.com minutos antes de comenzar la primera audiencia del juicio, y manifestó: “yo, como padre, sé que es un caso de gatillo fácil”. En este sentido, aseguró no saber “qué quiso hacer” el acusado aquel día, y refirió al portal que le “gustaría tenerlo frente a frente y preguntarle qué quiso hacer”.

“Él vio un auto con cuatro personas arriba, se pone al costado, saca la pistola, mi primo se asusta y sale corriendo con el auto. Este policía, creyéndose justiciero, empezó a correr y a tirar tiros con su arma reglamentaria” relató Daniel Yoryevich a partir de su conocimiento de los hechos, y aseguró que, junto con su familia que lo acompañó en el juicio, están “convencidos que se va a hacer Justicia, porque acá no hay nada inventado por nosotros”. “Vamos todos en paz, para que lo condenen como tiene que ser. Estamos ansiosos, queremos entrar para que declaren como tiene que ser, y que se haga Justicia. No queremos problemas, somos gitanos, gente trabajadora, vinimos todos e hicimos todo como se debe hacer. Estamos acá esperando ansiosamente” sumó.

Por último, lamentó que su hija, “tres cuadras antes de llegar a mi casa, recibe el disparo”, y por dicho impacto “estuvo 18 días en agonía, y lamentablemente tuvimos una pérdida muy grande en mi familia”, por lo que “la familia está destruida”.

En esta línea declaró uno de los testigos principales de la causa, familiar de Daniel y Lila. Joel fue uno de los jóvenes que se encontraba en el auto aquella noche, y que pudo relatar su versión de lo sucedido. Frente al jurado, manifestó que aquella noche fueron junto con Lila, otro joven y una chica a cargar gas a la estación de servicio ubicada en la calle Pasco y Cabred, y cuando salen por Pasco – al frenar en un semáforo – “éste muchacho (en relación a Gómez) se pone al lado, con una pistola, y nos dice que frenemos porque nos iba a matar”. Frente a ese hecho, y pensando que se trataba de un robo, los ocupantes del auto se fueron, y comenzaron a ser perseguidos por el Peugeot de Gómez.

“Llegamos al barrio y ahí me entero que le pegaron un tiro a mi prima” manifestó Joel, quien se bajó del auto para hablar con Gómez, que los había perseguido hasta el lugar, y que según Joel no estaba identificado como policía. “Más de cinco disparos hubo seguro” afirmó el testigo, al mismo tiempo que negó que los integrantes del auto hayan tenido algún arma en su poder.

Según el testigo, “cuando arrancó todo, los disparos, nos asustamos y fuimos agachados en el auto”. “Lila era una chica muy buena, y bueno no es cualquiera. Era buena de verdad” afirmó.

El hecho ocurrió el 11 de abril 2015, cuando dos jóvenes estaban cargando gas en el Fiat Duna en el que se movilizaban, en la estación de servicios ubicada en la avenida Eva Perón y Cabred, en Temperley. Allí, se cruzaron con dos amigas Yanela Ayelen Yoryenech y Nataly Yovynovicz. En ese momento, cuando dejaba la estación de servicio, fueron interceptados por Peugeot 307. Según la elevación a juicio oral a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, el conductor de ese auto – el policía Sergio Gómez – no se identificó, le apuntó con un arma a los jóvenes y les gritó: “bájense porque los mato”.

Al creer que eran víctimas de un intento de robo, los jóvenes decidieron escapar y fueron perseguidos por Peugeot 307, que conducía Sergio Gómez. Los ocupantes del Fiat Duna relataron que Gómez comenzó a dispararles en la persecución y que  Yoryenech gritó “me dieron”. El conductor del auto detuvo su marcha en Conscripto Bernardi y Chayter, en José Mármol, partido de Almirante Brown.

Yanela falleció el 24 de abril del mismo año, en el Hospital Gandulfo como consecuencia de las heridas recibidas. Ese mismo día, el fiscal de Lomas de Zamora dispuso el allanamiento de la vivienda de Gómez y su detención. En la casa del policía fueron halladas dos armas, de las cuales el imputado no tenía los papeles que acreditaran su propiedad, y una de ellas se comprobó que había sido secuestrada en un operativo realizado por personal de la Comisaría de Parque Barón, donde trabajaba Gómez.