Ya suman 10 los detenidos muertos por un incendio en la Comisaría de Transradio

Otro hombre que estaba detenido en la Comisaría de Transradio, partido de Esteban Echeverría, cuando se produjo un incendio el 15 de noviembre último, murió en las últimas horas, por lo que ya suman diez las víctimas fatales, informaron fuentes policiales y familiares de la víctima.

Se trata de Fernando Arguello (33), quien estaba internado en el hospital Evita de Lanús y su estado empeoró el martes como consecuencia de las heridas que había sufrido.

Arguello estaba preso acusado de los delitos de “tenencia ilegal de estupefacientes para comercialización en concurso real con portación de arma de guerra, violación de domicilio, atentado y resistencia a la autoridad”, en una causa que tramitaba en la UFI 4 de Esteban Echeverría.

Tras ocurrido el hecho y debido a su estado de salud, a Arguello se le concedió la libertad, indicaron fuentes policiales.

A raíz del incendio, ya murieron Carlos Ariel Crovera (25), internado en el hospital de Ezeiza; Juan Carlos Fernández (31), en el Narciso López de Lanús, y Walter Gabriel “Choco” Barrios (21), en el Gandulfo de Lomas de Zamora.

Para la Comisión Provincial por la Memoria (CPM) el hecho fue una masacre. En un duro comunicado, la entidad señaló: “La masacre de Echeverría no fue un motín ni un accidente, fue un hecho previsible. Desde el año 2011 la comisaría 3ª estaba inhabilitada para alojar personas detenidas. Al momento de la masacre, tenía siete clausuras, seis por orden judicial y una por resolución Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires. Sin embargo, el propio Ministerio desobedeció cada una de estas clausuras.  Esta masacre también fue producto del hacinamiento, las condiciones inhumanas de detención y la falta elementos de seguridad: la comisaría no contaba con colchones ignífugos, sistema de prevención de incendios, plan de contingencia ni matafuegos adecuados para apagar el fuego. Los dos matafuegos existentes se encontraban vencidos y tenían colchones de gomaespuma, prohibidos por ser altamente inflamables y tóxicos.

Además, en el hecho fallecieron Miguel Ángel Sánchez (31), preso en la seccional porque había violado un arresto domiciliario que cumplía en una causa por robo; Elías Soto (20), procesado por “robo calificado por el uso de armas y tenencia de arma de guerra” y Jeremías Rodríguez Aaron, alias “Jere”, quien estaba detenido por una causa por robo agravado.

Las otras víctimas son Eduardo Rogelio Ocampo (59), preso por un “homicidio agravado”; Jorge Luis Ramírez (30), quien tenía una causa por “estafa”, y Juan Bautista Lavarda (59), quien tenía un pedido de captura.

El hecho ocurrió alrededor de las 3.30 del jueves 15 de noviembre en la comisaría 3ra. de Esteban Echeverría, situada en Camino de Cintura 6080, en momentos en que había un total de 27 detenidos distribuidos en tres calabozos.

Según fuentes policiales y judiciales, el imaginaria observó en el calabozo número 1, donde estaban alojados 12 internos, que dos presos estaban limando los barrotes de la reja para intentar una fuga.

El policía avisó a sus superiores, que solicitaron apoyo, por lo que llegaron diez móviles y se montó un operativo para prevenir y evitar cualquier fuga de la seccional.

Según los voceros, si bien las autoridades trataron de entablar un diálogo con ellos, los internos, molestos tras ser descubiertos, colocaron colchones y frazadas contra la puerta de ingreso y las rejas del calabozo y a las 3.50 les prendieron fuego.

Siempre según las fuentes, dentro del calabozo además se originó una pelea entre los que pretendían iniciar el incendio y los que no, en tanto las llamas tomaban fuerza y, pese a la acción de los bomberos voluntarios del destacamento “9 de Abril”, situado en el inmueble lindero a la comisaría, el fuego y el humo se propagaron por todos los calabozos.

Tras el hecho, cinco policías fueron desafectados de sus funciones por orden de la Auditoria General de Asuntos Internos del Ministerio de Seguridad provincial: el subcomisario Jesús David Muñoz, la oficial inspector Edith Giselle Juárez, el oficial subayudante Emilio Adolfo Caña, el sargento Daniel Calderón y el oficial Eric Alexander Blanco, quienes se desempeñaban en dicha dependencia.

Según las fuentes, se trata de una decisión administrativa de carácter interno mientras continúa la causa penal que lleva adelante la Justicia.