“Voy a seguir dolorido, pero con mi vida normal”, aseguró el padre de Yanela luego del veredicto

Yoryevich Yanela

Luego de escuchar los alegatos en el juicio por jurados por la muerte de Yanela Yoryevich, una joven oriunda de José Mármol, que murió cuatro años atrás luego de recibir un disparo por parte de Sergio Gómez, quien se desempeñaba como Policía Bonaerense, la familia de la víctima pidió “Justicia para poder vivir, el día de mañana, tranquilo”. En diálogo con el portal, Daniel – padre de Lila – recordó a su hija como “una chica más que buena, única en el mundo” a poco de cumplirse cuatro años de su fallecimiento. Gómez fue declarado culpable cerca de las 22, por decisión del jurado popular.

En comunicación con Diarioconurbano.com Daniel Yoryevich, una vez elaborada toda la prueba y de escuchar a cada una de las partes en sus alegatos, manifestó que junto con su abogada Paola Abruscia, “tenemos todas las pruebas, y ellos no tienen pruebas para mostrar que al policía lo querían robar con armas”. “Yo creo en la Justicia, y en la gente que está ahí adentro. Quiero Justicia para poder vivir, el día de mañana, tranquilo” refirió.

En este sentido, Daniel indicó que a Gómez “no lo quiso robar nadie, fue una absoluta mentira de él”. “Yo a todos los chicos los conozco desde chiquitos, los vi crecer, los tuve en brazos. No tienen armas, no andan en cosas raras, no andan robando. Son chicos del barrio que andan en el auto escuchando música, paseando” manifestó el padre de la víctima, y aseguró que no le “cierra que haya tirado tantos tiros y que quería detener el auto, cuando los chicos estaban escapando por sus vidas, porque para un auto que les dice ‘baja porque te mato’”. Por otro lado, indicó que Gómez “en ningún momento dijo ‘alto, policía’” y recalcó: “ojalá hubiese hecho eso, porque mi hija estaría viva, acá con nosotros”.

“Nosotros, desde que falleció nuestra hija, no tenemos vida propia. Vivimos el día a día, y porque Dios nos da la fuerza de levantarnos de la cama. Si se da una sentencia justa, que este muchacho siga preso, yo voy a seguir dolorido pero con mi vida normal. Voy a recuperar cosas que perdí cuando perdí a mi hija” declaró emocionado, y recordó a su hija, a poco de cumplirse cuatro años de su asesinato. “El recuerdo de Lila va a estar siempre, porque era una chica muy especial, no sólo para su familia. Era una chica más que buena, única en el mundo” finalizó.

El hecho ocurrió el 11 de abril 2015, cuando dos jóvenes estaban cargando gas en el Fiat Duna en el que se movilizaban, en la estación de servicios ubicada en la avenida Eva Perón y Cabred, en Temperley. Allí, se cruzaron con dos amigas Yanela Ayelen Yoryevich y Nataly Yovynovicz. En ese momento, cuando dejaba la estación de servicio, fueron interceptados por Peugeot 307. Según la elevación a juicio oral a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, el conductor de ese auto – el policía Sergio Gómez – no se identificó, le apuntó con un arma a los jóvenes y les gritó: “bájense porque los mato”.

Al creer que eran víctimas de un intento de robo, los jóvenes decidieron escapar y fueron perseguidos por Peugeot 307, que conducía Sergio Gómez. Los ocupantes del Fiat Duna relataron que Gómez comenzó a dispararles en la persecución y que Yoryevich gritó “me dieron”. El conductor del auto detuvo su marcha en Conscripto Bernardi y Chayter, en José Mármol, partido de Almirante Brown.

Yanela falleció el 24 de abril del mismo año, en el Hospital Gandulfo como consecuencia de las heridas recibidas. Ese mismo día, el fiscal de Lomas de Zamora dispuso el allanamiento de la vivienda de Gómez y su detención. En la casa del policía fueron halladas dos armas, de las cuales el imputado no tenía los papeles que acreditaran su propiedad, y una de ellas se comprobó que había sido secuestrada en un operativo realizado por personal de la Comisaría de Parque Barón, donde trabajaba Gómez.