Víctimas de violencia de género, mataron a sus parejas al sufrir un trastorno mental transitorio

Eran víctimas de violencia género, pobres y mujeres. Las golpeaban, las insultaban y las humillaban. Un día mataron a sus parejas. En estos días, Nora y Beatríz escucharán las penas que pedirán los fiscales de Lomas de Zamora para ellas. En estas historias paralelas que derivaron en juicios orales simultáneos, los peritos psiquiátricos coincidieron en un punto: las dos mujeres fueron víctimas de un trastorno mental transitorio. Si los jueces adoptan estas pericias, las dos mujeres podrían ser absueltas.

El TMT (trastorno mental transitorio) es definido por algunos especialista como “un trastorno de gran intensidad, aunque de naturaleza pasajera, pudiendo en muchos casos incluso no dejar secuela alguna al cabo de poco tiempo”, e implica una "grave pérdida o disminución de las facultades volitivas y cognoscitivas".

En realidad no se trata de una situación de inimputabilidad sino de un trastorno pasajero de que afecta a una persona, a partir de determinadas situaciones vividas, que “nubla” sus facultades de discernimiento por un breve lapso de tiempo.

Los peritos entienden que esto ha ocurrido en los homicidios cometidos por Nora Amaya y Beatríz López, casos que son analizados por estos días en los Tribunales de Lomas de Zamora.

“Los peritos fueron contundentes en señalar que Beatriz López sufrió un trastorno mental transitorio que, durante segundos, no le permitió comprender lo que hacía”, explicó Raquel Hermida Leyenda, abogada de Beatríz López.

En diálogo con DiarioConurbano.com, detalló que durante el breve lapso de ese trastorno “la persona actúa automáticamente, sin tener control de sus actos. Eso ha ocurrido en este caso”.

En el marco de una situación de violencia de género, López mató a su pareja, Gastón Márquez, el 16 de noviembre de 2012, en la vivienda que compartían en Montiel y Ginebra, en Ingeniero Budge.

La mujer utilizó el arma de su pareja, agente de la Policía Federal. Por entonces, tenían una beba de sólo 45 días. Después del hecho, en una situación de total descontrol, López alcanzó a decirle a su padre que llamara al 911.  

Durante el juicio oral, López declaró las numerosas y constantes vejaciones a las que la sometía Gastón Márquez.

El otro juicio oral en Lomas tiene como imputada a Nora Amaya,  juzgada por acuchillar a su pareja en Villa Corina, era golpeada e insultada constantemente por el hombre a quien mató. El hecho ocurrió en Villa Corina, Avellaneda, en diciembre de 2012.

Patricia Sanmamed – abogada defensora de Amaya – sostuvo que la mujer sufrió durante 10 años una “violencia permanente”  de parte de Claudio Velázquez. “Los testimonios de los vecinos en el juicio dieron cuenta de que el hombre le gritaba y le pegaba habitualmente”, contó la letrada en diálogo con DiarioConurbano.com. 

Durante el juicio oral los peritos psiquiátricos indicaron que la mujer sufrió un trastorno mental transitorio, que si bien no la hace inimputable permitiría comprender de otra forma el fatal desenlace de una historia de violencia de género.

Los próximos días serán los decisivos para los juicios que se llevan adelante contra Beatríz López y Nora Amaya. Si los jueces toman en cuenta el contexto de los homicidios y el trastorno mental transitorio señalado por los psiquiatras, las mujeres podrían ser absueltas. De lo contrario, podrían ser condenadas a prisión perpetua.