Víctima de policía condenado por abuso en Budge: “Mucha gente me trató de mentirosa”

“Mucha gente me trató de mentirosa”, sostuvo Liliana Herrera, la mujer que fue abusada sexualmente por un subcomisario dentro de la comisaría de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora, tras la confirmación del fallo de Sala IV de la Cámara de Casación Penal bonaerense contra un ex jefe policial.

Cuando me enteré la decisión de Casación me largué a llorar porque recordé todo lo que había vivido. Necesitaba que se haga justicia porque así no podía vivir. Odiaba a los jueces porque no se pusieron en mi lugar, nunca creyeron en mí, pero yo nunca mentí”. Con esas palabras, Liliana Herrera intentó reflexionar sobre el calvario que vivió junto a su familia hace unos años. La mujer denunció a policías por pedirle coimas y a un subcomisario por abuso sexual dentro de la comisaría de Ingeniero Budge.

El caso de Liliana fue analizado en un juicio oral en 2018 y el ex jefe policial fue condenado por dos delitos. Ahora la Sala IV de la Cámara de Casación Penal bonaerense dio a conocer su decisión: el ex subcomisario Eleazar Beckman fue condenado a 7 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos por “privación abusiva de la libertad, tentativa de extorsión” y – con el fallo de Casación – “abuso sexual simple agravado por su condición de funcionario público”.

Sufrí muchos golpes. No podía salir a la calle y me tuve que ir del país. Me quedé sin nada. No tenía para comer, me dejaron en la calle. Es lo que pasa cuando te metés con un comisario. Mi esposo siempre estuvo a mi lado y también lo pararon en la calle muchas veces”, recordó la mujer.

Por otro lado, Herrera manifestó estar “agradecida” con quienes la ayudaron desde el primer momento con su caso. “Cuando le sacaron la causa al Dr Leonardo Kaszewski, que fue el primer fiscal que lo metió preso, lloré porque pensé que nadie más me iba a proteger. Pero después, Dios me lo trajo al Dr. Sebastían Scalera, que siempre me acompañó para que se haga justicia. También estuvieron la gente de Asistencia a la Víctima de Lomas”, remarcó.

Por su parte, Claudio, el esposo de Liliana, aseguró: “Nos arruinaron la vida. Gracias a Dios fue condenado. A mí me persiguieron por todos lados. No podía salir de casa porque me perseguían a los tiros. Tengo un balazo en la pierna”.

Y aseveró: “En esa comisaría cayeron el comisario y el jefe de calle, pero había más involucrados bajo el mando del violador. Los van trasladando a otros lugares. Nosotros seguimos igual o peor que antes. A mi familia no le queda otra que aprender a vivir con lo que pasó”.

Asimismo, opinó que es “positivo” el fallo de la justicia, pero “debería haber sido más años” porque el imputado era integrante de las fuerzas. “El fiscal general adjunto de Lomas, Sebastián Scalera fue muy importante para nosotros, porque pensamos que nadie se iba a meter con este tipo de gente”, señaló el esposo de la víctima.

El caso

Según la acusación finalmente comprobada el 14 de junio de 2016, Liliana Herrera, que trabajaba en la Feria de Olimpo, en Lomas de Zamora, fue detenida y llevada a la Comisaría de Ingeniero Budge.

Allí estuvo más de cuatro horas privada de su libertad mientras su marido intentaba que la dejen ir. Los policías le exigían un monto de dinero semanal para dejarla trabajar y no volver a detenerla.