Una testigo reconoció al acusado de prender fue a un indigente en el centro de Lomas

En la última jornada, previa a los alegatos del juicio por el caso de  Miguel Alaniz, un hombre en situación de calle prendido fuego en el centro de Lomas de Zamora, en 2017, una testigo fue contundente sobre la participación del imputado. “Es Emanuel, sin duda es él. ¿Cómo no lo voy a reconocer si paraba conmigo?”, aseguró la mujer luego de ver el video de las cámaras de seguridad.

Emanuel Sueldo es el único acusado del homicidio de Alaniz y es juzgado por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

Una mujer que conoció a la víctima y al imputado por estar en situación de calle, explicó que conoció al imputado en la calle al igual que a Alaniz. “Un día en la barrera mientras íbamos a buscar la comida, Emanuel contó que sacó un cuchillo, le dio a Miguel y lo roció con alcohol para después prenderlo fuego”, apuntó la mujer. Ella conoció a Alaniz los sábados cuando iban a la Catedral frente a la Plaza Grigera para bañarse y desayunar.

Durante la audiencia se le exhibió a la testigo el registro de la cámara del Banco Santander Río y pudo reconocer al imputado y el lugar donde dormía la víctima. “Está la cama de Miguel y el cajero automático. Ese que se le sienta al lado es Emanuel. Me doy cuenta por el físico, la forma de caminar, la ropa. Paraba conmigo él”, manifestó. En esta línea, luego de ver el video se conmocionó y le solicitó al Tribunal que “no quede impune y se haga justicia ya que podría haber sido cualquiera de las personas en situación de calle”.

Además, describió el momento en el cual Sueldo le quita el chango y la caja que tenía Alaniz con los pañuelitos que vendía. “No pensé que siendo tan joven iba a cometer este delito. Viendo el video me doy cuenta que fue él. Pensé que la historia que contó en la barrera había sido drogado pero ahora me doy cuenta que era verdad”, apuntó la mujer.

Además, relató que en otra ocasión Sueldo se quejó de la presencia de otro hombre en situación de calle porque “era viejo”. “Dijo que los viejos no tenían que existir y sacó una tablita de un cajón, la empezó a afilar y le dio una puñalada en el cuello a Jorge, otro señor que estuvo por semanas con el cuello lastimado”, sostuvo. Este testimonio coincidió con lo narrado por  el entonces sacerdote de la Catedral, quien había visto a ese hombre con una herida en el cuello.

El cuerpo de Alaniz fue encontrado carbonizado el 11 de abril de 2017 en las puertas del Banco y luego de la autopsia se concluyó que antes de ser prendido fuego, fue herido con un arma punzante. La víctima se dedicaba a la venta ambulante y dormía frente a la entidad bancaria. Si bien al principio se sospechó por la tenencia de unos cigarrillos que el fuego podría haberse ocasionado accidentalmente, la autopsia determinó que no fue así.