Un testigo apuntó a Romeo como el disparo que mató a un custodio en Escalada

Continuó este miércoles el juicio por el caso de Pablo Liendo, el custodio asesinado en un intento de robo en Remedios de Escalada, partido de Lanús. Con el debate a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°10 se presentó un testigo clave que reconoció a través de una foto al imputado Italo Ariel Romeo, alias “Cebolla”. El segundo acusado es Pablo Luis Russo, que al igual que Romeo está imputado por “homicidio criminis causae” .

Italo Romeo, según varias versiones, integraba la barra de Independiente. Y una de las sospechas indica que el brutal intento de robo habría sido una acción para financiar el funcionamiento de un sector violento de la hinchada del Rojo.

Diego Insaurralde, el empleado de la financiera que era custodiado por Liendo y otro hombre, reconoció a través de fotos a Romeo, quien se estima que fue el que disparó aquel día y terminó con la vida de Liendo. “Sí, podría ser. Era morocho, con rulos entre 40 y 50 años”, aseguró el testigo sobre una foto de Romeo.

Según la acusación, el 12 de mayo de 2016, cerca de las 14, los acusados interceptaron con una moto al auto para robar el dinero que era trasladado por Insaurralde. El hombre era custodiado por dos personas y se dirigía a una sucursal del Banco Provincia de la zona. Sobre la avenida Hipólito Yrigoyen y en la esquina de la calle José Ingenieros, a la altura de Remedios de Escalada, uno de los imputados comenzó a disparar luego de no poder consumar el robo. Liendo que estaba sentado en el asiento del acompañante, recibió un balazo en la cabeza, lo que provocó su muerte inmediata.  Al otro custodio, identificado como Martín Gómez, lo hirieron pero sobrevivió e Insaurralde salió ileso de los cuatro disparos que se ejecutaron.

Entre los testigo de la jornada se presentó Cristian José Corvalan, oficial de servicio de la Comisaría 4ta de Gerli, que afirmó que el 12 de mayo tomó una “denuncia por el robo de un vehículo hecha por un ciudadano que se apellidaba Russo” y que estaba “nervioso y transpirado en demasía”. Con respecto a la implicación de Romeo en la denuncia aseguró: “No recuerdo que haya otros apodos además del nombre de Russo”.

Según lo presentado, uno de los imputado estaba en un Cherry blanco que comenzó su recorrido en Lomas de Zamora y a mitad de camino se pasó a una moto, que fue la que interceptó al auto custodiado en el que estaba Liendo. Tras los disparos, el imputado se subió a una camioneta Partner que estaba a nombre de Russo y se dió a la fuga hasta Avellaneda.

Román Antonio Sotelo, técnico superior de la DDI de Quilmes, que reconoció que las características de Russo son “similares” a las cotejadas por el hombre que participó del hecho que Sotelo había peritado. También se presentó ante el Tribunal, Maximiliano David Torrisi Mendez, Policía que encontró a los heridos luego del crimen. Mendez aseveró que se enteró del enfrentamiento armado pero cuando llegó se encontró “con una persona muerta y un herido”. “Llamamos a una ambulancia, se había acercado un empleado de pisos pero una persona ya estaba boca abajo muerta y el herido gritaba”, indicó el Policía.

Luego, el fiscal a cargo, Jorge Bettini, solicitó que se verbalice la declaración de Romeo luego de dos meses del crimen. En la declaración, el acusado expresó que “no recuerda bien lo que hizo el 12 de mayo”, que no conoce a Russo y reafirmó que su apodo es “El Cebolla”. También había manifestado “pertenecer a la barra brava de Independiente” y no tener conocimiento de un hecho de sangre el día 12 de mayo.

La próxima jornada será el viernes y se espera que tanto la fiscalía como las dos partes de la defensa presenten los últimos testigos para luego finalizar con los alegatos.