Un padre y su hijo serán juzgados por matar a golpes y cuchillas a un hombre en Glew

A un año del crimen de Hernan Emmanuel Verón, un hombre de 29 años asesinado en Glew, la causa fue elevada a juicio y la familia espera que los imputados por el caso obtengan la pena máxima. Por el homicidio hay dos detenidos, Alejandro Ignacio Frutos y su hijo, que es menor de edad.

En diálogo con Diarioconurbano.com, Juan Manuel Verón, hermano del hombre, afirmó: “Esperamos que luego del aislamiento preventivo sean condenados porque no hay dudas de que fueron ellos dos. Nosotros queremos la pena más alta posible sobre todo para el mayor de edad que fue la principal figura para cometer el delito”. 

En este contexto, el principal temor de la familia era que a los imputados se les permitiera un arresto domiciliario pero debido a que ambos se dieron a la fuga en un primer momento y no colaboraron con la investigación, la justicia resolvió no dar a lugar al pedido. 

“Habían pedido esperar el juicio en su casa pero tuvieron en cuenta las pruebas que son contundentes contra ellos y las actitudes de ambos para desviar la investigación”, explicó el hermano de la víctima. Luego de haber cometido el asesinato de Verón, los autores del crimen se dieron a la fuga. Uno fue encontrado en Mar del Plata y el mayor de edad en Don Orione.

Con respecto a las pruebas del caso, Verón aseguró que “hay suficientes” y son “contundentes”. “Mi hermano llegó con ellos a la casa donde vivía Frutos, quien acusa a otra persona del asesinato pero sí sabía de lo que pasó, ¿por qué nunca llamó a la policía para avisar y se fue muy normal a su casa?”, manifestó el hermano del hombre.

La principal hipótesis sostiene que en las últimas horas de la tarde del 2 de agosto del año pasado, Hernán Verón llegó junto a Alejandro Frutos a su vivienda ubicada en la localidad de Glew, donde permanecieron hasta la madrugada junto al menor de edad y otras personas. Verón fue asesinado con golpes y puñaladas, según lo indicado por la investigación.

En este sentido, Verón opinó que “el menor nunca declaró nada y el padre intentó echarle la culpa a otra persona que es uno de los testigos principales”. “Llevaron a cabo un plan e intentaron quedar impunes. Si no era por la investigación y los testigos esto quedaba impune”, relató. 

También la familia expresó su conformidad con el trabajo de la justicia a pesar de que a veces son distintos los tiempos judiciales. “Donde ocurrieron los hechos es un barrio bastante carenciado, no hay cámaras y con pocos testigos y por la investigación se fue dilucidando cómo fueron los hechos”, especificó Verón.

La causa del menor de edad se encuentra en el Juzgado Responsabilidad Penal Juvenil, Sala 2, de Miriam Beatriz Buzzo y a cargo provisoriamente de Marta Pascual mientras que la de Frutos padre se encuentra en el Juzgado de Garantías número 8, a cargo del juez  Gabriel  Vitale. El fiscal del juicio se espera que sea Hernán Cerutti.