Tras la creación de los Tribunales de Avellaneda-Lanús, faltan defensores y fiscales en Lomas

Luego de la inauguración del Departamento Judicial Avellaneda-Lanús, muchos funcionarios y empleados trasladaron su trabajo de Lomas de Zamora a esa departamental. Como consecuencia, quedaron varias vacantes libres que deberán ser ocupadas para el 2021, mientras se produce una lógica sobrecarga de trabajo en quienes se quedaron los edificios de Larroque, Banfield. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Claudio Santagati, titular de la Unión de Magistrados y Funcionarios de Lomas de Zamora y vicepresidente del Colegio de Magistrados y Funcionarios Judiciales de la Provincia de Buenos Aires (CMFJBA), afirmó: “Se ha generado una apertura de vacantes que esperamos que sea resuelta. El departamento judicial está en proceso de completar las vacantes que tiene y tratamos de coordinar el trabajo mientras sucede eso”. 

Por el momento, en el Departamento Judicial de Lomas de Zamora hay varios defensores, empleados y funcionarios que se jubilaron o trasladaron; y 15 fiscales que se jubilaron o trasladaron. Como consecuencia el Concejo de la Magistratura comenzó a tomar cartas en el asunto.

“Ellos tendrán su nuevo trabajo desde cero en su departamental, muchos órganos todavía no están creados entonces siguen centralizados por ahora. Estamos en un espacio de transición donde muchas causas siguen tramitando de forma mixta en Lomas hasta que el periodo de adaptación se termine”, explicó Santagati.

Por otro lado, desde la Unión de Magistrados de Lomas de Zamora consideran que hasta que no se garantice una vacuna no se volverá a la presencialidad y espera que algunos aspectos puedan seguir realizándose a distancia. 

“Mientras no esté la vacuna, vamos a tener que mantenernos en la rotación de equipos y esto tal vez seguirá a pesar de que aparezca la vacuna. Nos demostramos que hay una forma diferente de trabajar porque a veces no es necesario la presencialidad, se ahorra tiempo, recursos y viajes”, aseveró Santagati.

En muchos espacios judiciales se plantea que algunas tareas se podrán adaptar al sistema mixto entre la presencialidad y el trabajo remoto. En este sentido hubo un aumento en las capacitaciones digitales entre los empleados. 

En este línea, Santagati opinó que ha sido un aspecto “positivo” y que el “desafío” será “regular el sistema para que no se exceda la carga laboral” ya que la recepción de emails no tiene horarios definidos. 

“Creo que el poder judicial estuvo a la altura. El 2020 nos agarró con un contexto que jamás imaginamos que iba a venir sin la preparación tecnológica adecuada y nosotros nos hemos aggiornado”, resaltó el presidente de la Unión de Magistrados de Lomas.