Supuestas irregularidades en limpieza del Riachuelo (3)

Es uno de los juicios que afronta el juez federal Luis Armella, quien tuvo a su cargo el seguimiento del proceso de saneamiento y fue apartado por la Corte Suprema por dudosas contrataciones de empresas.

El juez federal Sebastián Casanello avanza en la investigación por las supuestas irregularidades cometidas en el proceso de saneamiento de la cuenca Matanza-Riachuelo y que tiene en la mira al magistrado de Quilmes Luis Armella.

Armella es quien tuvo durante años el seguimiento de los distintos pasos que fijó la Corte Suprema de Justicia de los procesos de saneamiento del Riachuelo.

Pero ante denuncias periodísticas y un informe de la Auditoría General de la Nación (AGN) sobre las irregularidades en la contratación de empresas que estarían en poder de familiares del magistrado, Armella terminó siendo apartado y en su reemplazo fueron nombrados otros dos jueces: Sergio Torres y Jorge Rodríguez.

Casanello tiene una de las causas contra Armella a la par que también está abierta otra investigación en La Plata, a cargo del juez Manuel Blanco.

Según informaron fuentes judiciales a Infobae, Casanello citó esta semana a personal de la AGN que realizó el informe crítico, que derivó en el desplazamiento de Armella de la causa.

Lo que busca el magistrado es una ampliación detallada del informe por parte de quienes lo realizaron. Ese informe de la AGN confirmó la irregularidad en la contratación de al menos seis empresas, vinculadas entre sí, y en algunos casos con lazos familiares con Armella.

Paralelamente, Casanello ordenó en el marco de una investigación por contaminación del Riachuelo varias medidas de prueba: que Delitos Ambientales de Policía Federal informe sobre los basurales a cielo abierto ubicados a la vera del río, así como la extracción de muestras de los conductos que desembocan en el mismo.

Se trata de una causa iniciada por la Asociación de Vecinos de La Boca que, en una primera intervención, el juez Norberto Oyarbide archivó y ahora Casanello la continuó tras un fallo de la Sala I de la Cámara que ordenó reabrirla.