Sorpresivo giro en el caso Sotelo: La fiscal pidió la absolución del policía acusado de matar al joven

En el marco de la lectura de los alegatos en el juicio contra el agente de la policía local de Almirante Brown, Giuliano Armando Fattori, acusado de asesinar a Leonel Sotelo (19) y herir a otro en un hecho ocurrido el 1 de diciembre de 2019, en Burzaco, una fiscal coincidió con la defensa y solicitó la absolución del imputado por entender que la conducta del uniformado fue en “legítima defensa”. La próxima semana se conocerá el fallo.

Lo llamativo es el cambio de postura de la fiscal Viviana Simón quien en 2019 logró que se suspendiera el juicio oral por errores en la instrucción que habían favorecido al policía Fattori. Por entonces tanto la fiscal como la querella entendían que en el expediente podría haber pruebas para juzgar al oficial por homicidio agravado.

El tribunal hizo lugar al planteo, y en este segundo juicio la fiscal consideró que no había pruebas ni siquiera para comprobar un exceso en la legítima defensa.

La fiscal Viviana Simón, solicitó este jueves ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Lomas de Zamora absolver a Giuliano Armando Fattori, en el juicio que se le sigue por la muerte de Leonel Sotelo. Fattori llegó al debate acusado por el delito de Homicidio con exceso de legítima defensa. En el mismo juicio está siendo juzgado Alan Nahuel Devesa (26), el amigo del joven asesinado, para quien la fiscalía pidió 5 años y 6 meses de prisión.

Para Simón, el relato que dio Fattori de los hechos es una versión “lógica”. En cuanto a Devesa, el otro imputado, aseguró que encontró en su testimonio “demasiadas contradicciones”.

En su argumento, señaló que el personal policial llegó al lugar del hecho luego de un llamado realizado por el mismo Fattori. En ese contexto, los efectivos se entrevistaron con el acusado, quien aseguraba que había sido víctima de un ilícito, que le efectuaron disparos de arma de fuego y él respondió sacando su arma reglamentaria.

En tanto, Devesa, según la representante del Ministerio Público Fiscal, tras ser atendido en un hospital de la localidad de San Francisco Solano por la herida que recibió en su glúteo izquierdo, primero declaró que fue víctima de un ilícito, pero sus dichos fueron “confuso” ya que no pudo identificar el lugar donde ocurrió el hecho y luego confesó que no había sido víctima de un ilícito y que estaba con un amigo.

Es razonable la secuencia del relato de Fattori y entiendo que la versión que da Devesa es difícil de creer. Dice que estaba con su amigo Sotelo cuando de repente una moto se ubica a la par y sin razón alguna comienza a disparar. Esa versión no se condice con la conducta que tuvo Fattori que llamó al 911 y permaneció en el lugar”, indicó la fiscal.

Y agregó: “Por el contrario, Devesa dijo que tenía un celular y que llamó a su cuñado para que lo pase a buscar. Entiendo que una persona herida, con un celular, con su amigo herido, lo primero que debería hace es llamar al 911 y avisar, pero él se fue del lugar”.

Por otro lado, explicó que el policía que llegó en libertad al juicio oral, respondió a una agresión sacando su arma reglamentaria. Producto de esos disparos, los proyectiles impactaron en torax, brazo derecho y abdomen de Sotelo y otro en el glúteo izquierdo de Devesa. “Inició su accionar ante el inicio de la agresión del señor Devesa y de Sotelo que se acercaron con el fin de quitarle su rodado y apuntándole con el arma”, aseguró.

Por último, Simón manifestó que más allá de su obligación o deber como personal policial que debe evitar el delito ante un hecho está también el derecho de resguardar su propia vida. “La conducta del mismo se encuentra justificada entendiendo que no existe exceso como al inicio del debate se había mencionado. Más allá de los disparos efectuados, el mismo mencionó haber sido víctima”, sostuvo.

La defensa de Fattori, en tanto, adhirió a lo planteado por la fiscalía y pidió la absolución del acusado. En sus últimas palabras ante el tribunal, Fattori dijo: “Estoy tranquilo, hice lo que tenía que hacer para salvarme en esa situación y confío en la justicia”.

La particular damnificada y la defensa de Devesa

Cuando llegó el turno de María del Carmen Verdú, abogada de la familia de Leonel Sotelo, señaló que los nueve disparos efectuados por el acusado “carece de toda justificación y atenuantes”. “Es imposible que las cosas sucedieran como dijo Fattori”, expresó.

Luego Verdú, añadió que “según él, le apuntaron en la cabeza con un arma de fuego, un arma que nunca apareció y que no dejó ningún tipo de rastros en el lugar. Solo se encontraron nueve vainas servidas, todas del arma reglamentaria de Fattori”.

La letrada pidió que el policía que actualmente se encuentra en función, sea condenado a la pena de prisión perpetua, por el delito de “homicidio agravado por haber sido cometido en ejercicio de su función como personal policial”.

En tanto, la defensa de Alan Nahuel Devesa, coincidió con la particular damnificada en cuanto al arma que habría utilizado Devesa.

“No hay impacto en la moto ni en el señor Fattori”, indicó el defensor y pidió la absolución del joven para quien la fiscal solicitó que se lo condene a 5 años y 6 meses por el delito de “Robo agravado con el empleo de arma de fuego en grado de tentativa, en concurso real con homicidio simple en grado de tentativa”.

Al pronunciar sus últimas palabras, Devesa pidió que “se haga justicia por Sotelo”.

El caso

Según la acusación, el 1 de diciembre de 2016, Leonel Sotelo y su amigo Alan Nahuel Devesa iban a bordo de una motocicleta por las calles Humberto Primo y De María, en Burzaco, cuando se colocaron de forma paralela frente al oficial Giuliano Armando Fattori, quien circulaba en su moto, con finalidad de robarle. Davesa le apuntó a la cabeza a Fattori que al ver en peligro su vida extrajo su arma y efectuó varios disparos contra los jóvenes asesiando a Sotelo, mientras que el segundo joven salvó su vida.

El miércoles 25 de agosto se conocerá la decisión del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de Lomas de Zamora.