Sorpresivo giro en el caso Anahí Benítez: Uno de los acusados dejará de ser juzgado

“Concluimos que no se encuentra con capacidad para estar en el proceso, para participar de su legítima defensa y ser sometido a juicio en función del cuadro psicopatológico que presenta”, aseguró Alba Ayala, una de las peritos psiquiátrica que anunció que Marcelo Villalba, acusado de violar y asesinar a Anahí Benítez en 2017, no está en condiciones de continuar con el debate. Esto ocurrió este jueves, en la segunda jornada del juicio oral y público que se lleva adelante en los Tribunales de Lomas. Según los especialistas, el acusado padece psicosis, esquizofrenia y delirios místicos. Pero aclararon que no fue inimputable al momento del hecho.

De los cuatro profesionales que declararon este jueves, dos coincidieron con el  informe de Walter Tarragona, psiquiatra de la Asesoría Pericial de Lomas de Zamora, quien hace dos semanas, realizó el último examen médico  a Villalba. “Presenta una esquizofrenia paranoides con antecedentes de consumo de cocaína entre los 16 y 28 años, además, de consumo de bebidas alcohólicas”, aseguró Tarragona.

Asimismo, Tarragona señaló que Villalba “no comprende porque está sometido a un juicio” y sostuvo que “era re psicótico antes” y “no se va a curar”.

A pesar de que el fiscal Hugo Daniel Carrión expresó que algunos informes psicológicos fueron “contradictorios” estuvo de acuerdo con el defensor oficial, Roberto Fernández, de no realizar una junta médica. Sin embargo, los jueces del TOC 7 decidieron que los peritos fueran quienes resolvieran la situación del imputado.

Finalmente, luego de un cuarto intermedio, la psiquiatra Alba Ayala –quien minutos antes había señalado que no todo los esquizofrénicos presentan dificultad para estar en un juicio- dio a conocer la conclusión del cuerpo médico y mencionó que “hace tres días que no recibe el plan de medicación que le fuera indicado en la unidad penal donde se encuentra alojado hasta el momento”. Villalba estuvo en la Unidad 34 del Melchor Romero hasta el inicio del juicio cuando lo trasladaron a otro penal.

Ayala es la única médica legista que explicó que Villalba estaba “orientado” en el momento de la entrevista. “Durante la entrevista no manifestó tener alucinaciones. Era una persona con inteligencia normal o normal superior, sin deterioro”, añadió.

Tras la resolución, la fiscalía insistió en que “entiende que el imputado debe estar presente a lo largo de todo el proceso” y Guillermo Bernard Krizan, representante de la familia de la víctima, expresó que “a simple vista el imputado demostró estar en condición de afrontar el juicio”.

Y manifestó: “Al lado mío hay una persona –por la madre de Anahí- que también sufrió, que le quitaron una hija y que no fue analizada ni psicológica ni psiquiátricamente,  pero si puede afrontar el juicio. Fue en busca de pruebas, fue en busca de la verdad, y a pesar de todo, se encuentra haciendo frente para la justicia de su hija”.

En tanto, el defensor oficial, Roberto Fernández, señaló que hay que entender que “no se genera impunidad por suspender el juicio a Villalba”. “No se va a plantear inimputabilidad sino que si está en condiciones de afrontar el juicio. Se estaba esperando que se diga que se mantiene la capacidad de culpabilidad y que éste hombre está en condiciones de estar en juicio, el tema es que, desde la psicología y la psiquiatría dijeron que no”, explicó.

Mabel Cáceres