Sobreseyeron a comerciante que mató a un ladrón en Villa Centenario

El fiscal general de Lomas de Zamora, Enrique Ferrari, dispuso el sobreseimiento de un comerciante de Lomas de Zamora que mató a un ladrón de 18 años e hirió a otro de 15 cuando se resistió a balazos a un robo en su local de  Villa Centenario, en setiembre de 2017.

De esta manera, se cierra la causa en la que se investigaba si este hombre había cometido un exceso en legítima defensa.

La medida del fiscal Ferrari evitó la decisión que ya tenía prácticamente tomada el juez Jorge López, del Garantías 1 de Lomas: elevar la causa juicio oral y pública.

José Esteche había sido liberado poco después del hecho, al considerar el fiscal Héctor Toneguzzo que había actuado en legítima defensa. El hecho produjo gran conmoción en el barrio y  los familiares de los jóvenes baleados arrojaron piedras y bombas molotov contra la propiedad del autor de los disparos.

“El expediente tardó mucho en resolverse porque pasó a la UFI 1 que tenía una recarga extraordinaria de trabajo”, explicó Jorge Maio, abogado del comerciante, en diálogo con El Expediente, que se emite por C5N. 

El dueño del local debió disparar contra los delincuentes porque temía que mataran a su cuñada y a la hija de 3 años de ésta, presentes en el local, y que fue clave que el ladrón muerto tuviera un balazo en el pecho.

El hecho, que fue registrado por cuatro cámaras de seguridad, ocurrió a las 20 del 22 de setiembre de 2017 en el local de venta de zapatillas “AP Sport”, ubicado en Ricardo Palma esquina Amberes de Villa Centenario, donde el hombre también tenía su vivienda en la planta superior.

Según los investigadores, todo comenzó cuando dos jóvenes ingresaron al comercio haciéndose pasar por clientes interesados en un par de zapatillas exhibidas y fueron atendidos por la cuñada de Esteche Castillo, ya que el comerciante en ese momento estaba en su vivienda.

La cuñada alcanzó a avisarle al dueño del local que entraba gente antes de abrirles la puerta y por ese motivo el hombre, desde su casa y con una aplicación instalada en su celular, comenzó a monitorear lo que pasaba dentro de su local gracias a las tres cámaras de seguridad exteriores y una interior que tiene instaladas.

Según lo que se pudo reconstruir, uno de los jóvenes extrajo un revólver -que luego se supo estaba descargado-, amenazó a la mujer y a la niña de 3 años que estaba con ella y comenzaron a robar dentro del local, una secuencia que Esteche Castillo dijo que vio en vivo a través de su celular.

“Entonces, el comerciante buscó la pistola calibre cuarenta y cinco que tiene como legítimo usuario. Le explicó a la Policía que vio a su cuñada y a la nena en peligro y decidió ir al local a defenderlas”, confió una fuente judicial.