Sigue prófugo el hombre que intentó matar a su ex pareja en Budge y sospechan que nadie lo busca

Continúa prófugo de la justicia el hombre acusado de intentar asesinar a su ex pareja María Teresa Acosta, de 43 años, en una panadería de la localidad de Ingeniero Budge, en noviembre de 2019. A casi dos años, la policía todavía trata de dar con él. “Siento mucha impotencia porque no sé si lo están buscando”, expresó la víctima.

Alfredo Falcón, un hombre de 64 años que no soportó la idea de estar separado comenzó a perseguir y acosar a su ex pareja. En noviembre de 2019, la siguió hasta una panadería ubicada en Recondo y Claudio Alas, en Ingeniero Budge. Allí Falcón baleó a Teresa en el estomago delante de varios testigos y la dejó gravemente herida.

Después del ataque se fugó y aún hoy permanece prófugo. El intento de femicidio quedó registrado por las cámaras de seguridad del local. Allí se puede ver como el hombre observó a su ex en la puerta y en segundos le disparó.

Por el hecho, la fiscal Fabiola Juanatey, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 especializada en Violencia de Género de Lomas de Zamora, ordenó la detención de Falcón por “homicidio agravado por el empleo de arma de fuego y por mediar relación de pareja en grado de tentativa”.“Me dicen lo mismo de siempre, que tiene búsqueda internacional pero que no saben nada de él. Parece que se lo tragó la tierra. Me da mucha bronca porque me arruinó la vida. No puedo trabajar y estoy con ataques de pánico. Siento mucha impotencia”, explicó María Teresa Acosta, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En ese sentido, la víctima comentó que continúa con custodia y ayuda psicológica, pero que no pudo volver a trabajar. “Me anoté en el programa Acompañar que es una ayuda para víctimas de violencia de género, pero no me salió. La verdad es que necesito una ayuda porque no estoy cobrando nada y no estoy pasando por un buen momento”, relató la víctima.

Tras el ataque, la mujer quedó internada en el hospital Gandulfo donde tuvo que ser intervenida quirúrgicamente y todavía hoy continúa en tratamiento. “Estoy con un problema de los riñones a consecuencia del tiro y sigo con el tratamiento psicológico por los ataques de pánico, me da miedo salir sola”, indicó.

Y reclamó: “Solo pido que en algún momento lo puedan agarrar (al acusado) porque siento una impotencia muy grande y no tengo ayuda de nadie”.