Luego de la marcha por Constanza, la joven que denunció a dos hombres por abuso sexual en San José, Temperley, dos chicas más señalaron que los acusados hicieron lo mismo con ellas. La familia está conforme con la celeridad de la justicia ya que a tres días del hecho se detuvo a los dos imputados del caso.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Griselda, la madre de la joven de 19 años, contó que el accionar de las amigas y amigos de Constanza fue crucial para denunciarlos. “Ella estaba sola en una esquina llorando cuando las amigas fueron a buscarla después de lo que pasó y fueron las que la animaron a hacer la denuncia. Sabemos que hay más jóvenes que pasaron por lo mismo con estos dos violadores y no queremos que se queden calladas por miedo”, manifestó. 

Constanza conoció a uno de los acusados en un gimnasio en San José y el sábado a la noche la invitó a tomar algo en la casa de otro amigo, ubicada en El Zorzal al 2900, en el barrio San José.

“Cuando llegó a la casa estaban solos y la obligaron a tener relaciones sexuales a pesar de que ella se negó”, afirmó la madre de la joven que espero a sus amigas en Salta y El Zorzal para que la fueran a buscar. 

Luego de hacer la denuncia en la Comisaría 6° de San José junto a sus amigos y su mamá, ya notificada de la situación, decidió publicar en su instagram lo que sufrió para visibilizar y repudiar lo que le hicieron. 

En este sentido, Griselda explicó que a raíz de la publicación “dos chicas más se acercaron a la comisaría para denunciar que uno de los dettenidos hizo lo mismo con ellas”. “Queremos que se haga justicia y por eso es importante visibilizar porque una chica pasó lo mismo con 14 años”, aseveró la madre de Constanza. 

Según lo relatado, “las pruebas contra los dos son contundentes” y el médico que revisó a Constanza destacó que las lesiones en su cuerpo son producto de la violación. A pesar de que Ojeda negó todo desde un principio, la fiscal a cargo del caso detuvo a los dos en el término de 24 hs y por el momento se esperan los resultados del ADN.

Además de exigir justicia jurídica, Constanza y su familia esperan que reciban una condena “social” por lo que le hicieron a la joven. Uno de ellos, jugador del Club Los Andes, fue desvinculado luego de conocerse la denuncia, y se espera que el segundo acusado, quien trabaja en la línea 278 también sea removido de su puesto.

La fiscal María Delia Recalde, titular de la UFI 9 de Lomas de Zamora, imputó a los dos jóvenes por el delito de “abuso sexual con acceso carnal agravado por ser los autores dos personas”.