San José: No declaró la pareja acusada de descuartizar a un hombre en una pizzería

Miguel ParedesUn joven de 20 años acusado de descuartizar a un hombre de 38 porque piropeó a su novia se negó a declarar ante un fiscal de Lomas de Zamora. La joven, de 26, está acusada de ayudarlo a amputar los miembros de la víctima para ponerlos dentro de una bolsa de residuos. El hecho ocurrió el sábado por la noche en el barrio San José, en el partido de Almirante Brown y la víctima era un reconocido vendedor de la zona (foto).

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que Joel Alexis Diozquez, de 20 años, se negó a prestar declaración indagatoria ante el fiscal de la UFI 6 de Lomas de Zamora, Ramiro Varangot, y quedó detenido. Está imputado de homicidio simple.

También está detenida su novia, Yanina Alejandra Brizuela, de 26 años. Se encuentra imputada de encubrimiento. Según tiene probado la fiscalía, la joven ayudó a su novio a amputar los miembros de la víctima y colocarlos dentro de una bolsa, para luego dejarlos frente a la pizzería “La Poderosa”, en Salta al 1500, en el barrio San José, en Almirante Brown.

De acuerdo a la acusación, Diozquez discutió con Pablo Ariel Ledesma, de 35 años, porque, al parecer, este había piropeado al ahora detenido. En ese contexto, el encargado de la pizzería atacó con un cuchillo a la víctima y lo hirió a la altura del hemitórax izquierda. Esto le produjo la muerte.

Luego, según se estableció en lo que va de la investigación, Diozquez descuartizó el cuerpo de Ledesma para ponerlo en una bolsa de residuos frente a su pizzería, de manera que fuera llevado como residuos.

Un llamado al 911 alertó a la Policía de la bolsa y, ante los investigadores, la joven pareja confesó lo ocurrido.

La defensa de Brizuela solicitó la excarcelación de la joven en función del delito que se le imputa pero aún el fiscal y el juez de Garantías no han resuelto nada. Las fuentes consultadas señalaron que por la calificación de la imputación es probable que a ella se la deje en libertad.

La noticia causó conmoción en el barrio no sólo por la brutalidad del homicidio sino también porque la víctima era un vendedor ambulante muy querido en la zona. “Siempre recorría las calles vendiendo lo que podía, y nunca se metía con nadie y no le faltaba el respeto a la gente”, coincidieron los vecinos de San José.