Repudiable: Acusado de abusar de su sobrina cuando tenía 5 años, ahora la denuncia por “calumnias”

Un hombre acusado de violar a su sobrina cuando era menor de edad, insólitamente la denunció penalmente por “coacciones y calumnias”. En el caso el juez de Lomas de Zamora Gabriel Vitale había establecido que aunque se encuentre prescripto el delito – o sea que no pueda aplicarse pena por haber ocurrido entre los años1990 y 1995 –, se debe realizar un juicio por la verdad para garantizar los derechos de la niña abusada.

El hombre, en un audio reconoce el delito y pide perdón por los hechos abusivos. Aún así, luego del impulso realizada en la causa y a raíz de la repercusión que tomo el caso, el sujeto se presentó ante una fiscalía de  Lomas de Zamora para acusar a su víctima por “calumnias” y “coacciones”.

La denuncia de  Manuel Romero, de 62 años, contra su sobrina Patricia Aguirre, de 36, trascendió en las últimas horas. Fuentes judiciales informaron que la fiscal de la UFI 16 de Lomas, Marcela Juan, desestimó la semana pasada el planteo realizado, por el hombre.

El año pasado el juez Vitale ordenó que se realice un juicio por la verdad a Manuel Romero, a quien su sobrina denunció, después de 25 años, de haberla violado en una vivienda de Glew.

El juicio por la verdad se propone habilitar el derecho de las víctimas a que se sepa su verdad y que sea discutida en un juicio oral y público

En esta línea, en diálogo con DiarioConurbano.com, el año pasado, Aguirre se preguntó qué ocurre con las personas que no llegan a expresar los delitos de abuso en los tiempos estipulados en la ley. “Este tipo está impunemente en su casa habitando los espacios con otras niñeces y ¿vamos a mirar para otro lado otra vez?”, agregó.

Los hechos que se denunciaron fueron cometidos entre 1990 y 1995 cuando Aguirre tenía entre 5 y 10 años, en la casa familiar del barrio Gorriti, de Glew, Almirante Brown donde compartían el terreno ambas familias. Según lo relatado, el hombre no negó lo sucedido, sino que admitió en un audio en el que pidió perdón y justificaba su accionar como un enfermo.

Con respecto al proceso judicial, Andrea Nicoletti, fiscal del caso, solicitó en su momento la realización de pericias psicológicas a Aguirre y se logró determina que “presenta indicadores de abuso sexual” y que durante el relato de los hechos “presenta sentimientos de culpa, vergüenza y que durante su niñez y adolescencia naturalizó los hechos”. Por otro lado, a Romero se le informaron los cargos acusatorios, fue indagado aunque él se negó a declarar y expresó que no puede ser condenado por un delito prescripto.

La defensa del acusado apeló el fallo de Vitale que acompañó el pedido de juicio de la verdad y la decisión final será de los jueces de la Sala 1 de la Cámara de Apelación Penal de Lomas de Zamora, Guillermo Rolón, Miguel Navascues y Miguel Alberdi.