Reclaman detenciones por el crimen del joven atacado por una patota en El Jagüel

Se cumplieron dos meses del ataque que terminó con la vida de Alan Ismael Rico, un joven de 18 años que fue golpeado salvajemente por una patota en El Jagüel, partido de Esteban Echeverría, y su familia denuncia que por el hecho hay solo dos detenidos. “Siguen prófugos. Pedimos que esto no quede así, queremos justicia”, reclamaron.

El 23 de agosto último, Alan Ismael Rico se dirigía a entrenar en un club del barrio con unos amigos y fueron atacados por un grupo de alrededor de 16 personas. Luego de varias operaciones, el joven falleció el 19 de septiembre en el Hospital Santamarina. El sábado, al cumplirse dos meses del ataque, su familia volvió a reclamar justicia. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Vanesa González, la madre de la víctima, manifestó: “Estamos igual que antes, con dos detenidos y el resto de los agresores prófugos. Nos dicen que están investigando, pero no surgió nada nuevo en estos dos meses”.

De los 16 que participaron de la golpiza hacia Rico y sus amigos, la mayoría es menor de edad. Según el relato de González, su hijo “no tenía relación” con el grupo que los agredió, aunque sí conocían a uno de sus amigos.

“Mi hijo no tenía relación con estos chicos. Aparentemente un amigo de Alan tenía problema con ellos, pero mi hijo no los conocía. No entendemos porque le hicieron esto. Están en libertad porque son menores, pero deberían estar en instituto hasta que cumplan la mayoría de edad”, explicó.

El hecho

Rico fue agredido a las 15 del 23 de agosto en La Rioja al 100, entre Francisco Narciso de Laprida y Máximo Paz, en El Jagüel. Según relató su madre, ese día el joven salió temprano del colegio y decidió ir a entrenar. En el camino se cruzó con un grupo de jóvenes que estaban reunidos en la Plaza 9 de Julio.

En ese contexto, los agresores le aplicaron puñetazos y patadas a Rico, para después golpearlo en el cráneo con una botella. Luego, despojaron a la víctima de sus zapatillas y también de otras prendas de vestir. Luego, huyeron.

Rico estuvo internado en el Hospital Santamarina donde fue intervenido quirúrgicamente en varias oportunidades, pero falleció el 19 de septiembre, luego de agonizar en ese centro asistencial desde el 23 de agosto, cuando recibió la golpiza.

El expediente se encuentra en el Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.