Quedó detenido el policía que mató a un ladrón por la espalda en Villa Albertina

La fiscal Silvina Estévez, de la UFI 4 de Lomas de Zamora, ordenó que continúe detenido un capitán de la Policía Bonaerense que mató de un disparo en la espalda a uno de los delincuentes que lo asaltó en una parada de colectivos, en Villa Albertina, este último domingo. El joven abatido tenía un arma de juguete y el efectivo relató que mantuvo un enfrentamiento con los ladrones, aunque para la fiscal esto no está aún acreditado.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que la decisión de la fiscal recayó sobre un capitán de Policía Bonaerense, de 47 años, que cumple funciones en San Isidro. Está imputado de homicidio simple.

La decisión de Estévez de convertir la aprehensión original en detención fue avalada por el juez de Garantías 8 de Lomas, Gabriel Vitale.

La fiscal y el juez de Garantías tomaron la decisión este lunes luego de la indagatoria del policía, quien se encontraba aprehendido.

El hecho se produjo pasadas las 6 de la mañana del domingo último cuando el policía estaba en la parada de colectivos ubicada en Homero y Elcano, en Villa Albertina, para dirigirse al Puente La Noria.

Según relató, fue sorprendido por dos jóvenes delincuentes de 25 años. “Me pusieron un arma en la cabeza y me robaron la mochila”, contó.

Luego, continuó el policía, los ladrones  volvieron sobre sus pasos cuando se iban para robarle el teléfono celular. En ese momento, el capitán de la Policía Bonaerense se identificó y comenzó un tiroteo con los delincuentes.

No obstante, en su acusación la fiscal da por acreditado que el policía fue víctima de un robo del que participaron dos delincuentes, uno de ellos armados con una pistola de juguete. Pero, según indicaron fuentes de la investigación, no dio por acreditado un enfrentamiento armado en el lugar.

Lo cierto es que los dos ladrones huyeron del lugar tras los disparos realizados por el capitán de la Policía Bonaerense. Uno de ellos fue hallado muerto de un balazo a unos 150 metros de donde ocurrió el robo, en Voltaire al 3400.

Aquí surge el otro dato que complica al efectivo: el disparo le entró al ladrón por la espalda.

El otro delincuente está prófugo acusado de “robo calificado por el empleo de arma de utilería”.

El capitán quedó imputado de homicidio simple y detenido. Todo indica que la defensa intentará aportar pruebas para determinar que se trató de una legítima defensa y poder quedar en libertad y con una imputación más leve.