Por orden de la justicia de Lomas, detuvieron al jefe de la barra de Gimnasia

El jefe de la barrabrava del club Gimnasia y Esgrima La Plata, Christian Camilleri, alias el “Volador”, fue detenido por orden de la Justicia de Lomas de Zamora, en el marco de la causa que se le inició tras amenazar al titular de Agencia de Prevención de la Violencia en el Deporte (Aprevide), Juan Manuel Lugones, tras un partido que El Lobo disputó en el estadio de Temperley.

La captura la realizaron efectivos de la Policía de la provincia de Buenos Aires pertenecientes a la Superintendencia de Seguridad Capital y comisarías 6° del mencionado distrito (Tolosa) y 3° de Lomas de Zamora (Temperley), y se llevó a cabo en una vivienda ubicada en 122 entre 527 y 528 de la capital provincial.

Durante el operativo, al sujeto le secuestraron una pistola, cargadores, algunas municiones y otros elementos.

El allanamiento fue ordenado por el juez de Garantías 8 de Lomas de Zamora, Gabriel Vitale, en el marco de una causa por amenazas que tenía el “Volador”,

“El hecho que se atribuye a Christian Omar Camilleri, alias “Volador”, tiene origen el día 23 de julio de 2018, dos días después del partido entre Gimnasia y Esgrima de La Plata y Sportivo Belgrano en cancha de Temperley, a través de su cuenta de facebook, publicó un video con expresiones amenazantes hacia Lugones, refiriendo que conocía donde vivía, que sabía que tenía hijos y que en algún momento tendría que “pagar””, indicaron fuentes judiciales.

“A usted (por el titular de la Aprevide) en algún momento se le va a escapar… ¿Y sabe qué se le va a escapar? Usted va a tener un muerto en algún estadio porque es muy irritable”, amenazó el ahora detenido.

El Ministerio de Seguridad provincial radicó una denuncia por amenazas en la Fiscalía General de Lomas de Zamora e intervino, también, el juez de Garantía 8, Gabriel Vitale.

Se dijo de él que fue uno de los barras que amenaza con armas de fuego  Los diarios locales sacaron notas donde dijeron que el líder de la “22” fue el jefe de seguridad de las empresas de anteriores presidentes de la institución.  En un clásico platense Camilieri se subió a los alambrados y se arrojó al estadio. Se sospechó que lo perseguía la policía pero él dijo que cayó porque alguien lo empujó. En el campo de juego, para que no lo detuvieran, se abrazó a dos jugadores de Gimnasia. Algunos dicen que de allí lo llaman “El Volador” por esa hazaña.