Piden perpetua para una mujer que asesinó a su pareja en Fiorito

Una fiscal pidió este martes prisión perpetua por el crimen de Daniel Romero, asesinado de una puñalada por su pareja Gabriela Roxana Abaca, en noviembre de 2018, en la localidad de Villa Fiorito. La defensa pidió la absolución de la acusada. El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora anunció que el próximo 13 de julio se conocerá la sentencia.

En su alegato ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora, la fiscal Mariana Monti pidió que se condene a prisión perpetua a Gabriela Roxana Abaca por  “homicidio agravado por su relación de pareja”, en perjuicio de Daniel Romero, de 35 años. La defensa, por su parte, solicitó la absolución y reclamó a los jueces perspectiva de género al momento de analizar el caso.

Al comenzar su alegato, Monti señaló que queda absolutamente acreditado que el 11 de noviembre de 2018, cerca de las 00.30, en un pasillo interno ubicado en Estados Unidos al 300, entre las calles General Paz y Plumerillo, en Villa Fiorito “con claras intensiones de dar muerte a su pareja, Daniel Romero, mediante el empleo de arma blanca tipo cuchillo, Gabriela Roxana Abaca, hirió a Romero causándole una lesión que le provocó la muerte horas después”.

La fiscal relató que como prueba de su autoría la imputada en su declaración “acepta que fue quien le clavó el cuchillo que terminó con la vida de Romero”. Además, aseguró que por los distintos testimonios también se comprobó que Abaca y Romero eran pareja, desacreditado así la hipótesis de la defensa que planteaba lo contrario.

En ese sentido, la representante del Ministerio Público Fiscal mencionó el testimonio de la hija de la víctima que declaró este martes por cámara gesell. “Claramente, la nena, decía que había algo ahí. Evidentemente, no era la niñera como dijo Abaca y tampoco era la amiga del padre porque traía sus cosas personales a la casa. También dijo que desde la llegada de Abaca, su padre, estaba más feliz y que eso la ponía celosa, pero aceptaba la relación”, indicó.

Durante las audiencias, describieron a la víctima como un hombre dócil, trabajador y muy querido en el barrio. Vivía con sus hijas porque la madre de las nenas era “violenta” y por eso la justicia le había otorgado la tenencia a Romero. Y Abaca, según los testigos, también era una chica violenta y siempre andaba con cuchillos.

Con respecto a lo planteado por la defensa, que dijo que Abaca sufría violencia por parte de la víctima, la fiscal aseguró que la violencia venía por parte de la mujer. “Puedo coincidir con la defensa que Gabriela Abaca seguramente tuvo una historia de violencia y esas situaciones la han condicionado, pero de ningún modo puedo coincidir que sufría violencia machista por parte de Daniel Romero”, indicó Monti.

Y aseveró: “Se ha probado que el vulnerable en esta relación de pareja, por su personalidad, era Daniel Romero. A tal punto que, al negarse a recibir a Abaca a su casa y dejar a sus hijas, no se respetó su decisión y aprovechando la relación de pareja que los unía lo ultimó con el cuchillo que portaba constantemente en la manga de su vestimenta”.

Seguidamente, en su alegato, el defensor Daniel Wilk cuestionó que la fiscalía usó la declaración de Abaca para pedir perpetua y no se investigó “correctamente” el hecho. “No hubo testigos directos y la autopsia fue la única prueba que tuvieron”, remarcó el abogado y reiteró que la imputada era víctima de violencia de género.

Wilk pidió la absolución de Abaca y en el caso de que el fallo del tribunal sea condenatorio  un cambio de calificación legal. Es decir, que se la condene por homicidio simple, porque “no existió relación de pareja”.

En el momento de pronunciar sus últimas palabras, Abaca dijo: “Yo no era nada de Daniel, solo cuidaba a las nenas y él me pagaba con drogas”. El próximo 13 de julio se conocerá la sentencia.

El caso

El hecho ocurrió el 11 de noviembre de 2018 cuando Daniel Romero discutió muy fuerte con su novia, Gabriela Abaca, quien poco antes le había pegado en la calle. “Te voy a apuñalar”, dijo haber escuchado de la voz de la joven, una persona que se encontraba en la calle Estados Unidos al 300, en Fiorito, donde ocurrieron los hechos.

Poco después, según la acusación, Abaca regresó al lugar y apuñaló a Romero. El hombre fue trasladado de urgencia al Hospital Evita de Lanús, donde falleció como consecuencia de la puñalada.

La joven comenzó a ser intensamente buscada y fue detenida unos días más tarde, en Fiorito, cuando se iba llevando un bolso. Los investigadores determinaron que Abaca iba a tomar un micro para huir al Chaco, donde tiene familiares.

Los policías le secuestraron un bolso que la mujer tenía, en el que llevaba mucha ropa. También le encontraron un pasaje de micro de larga distancia que partiría ese día hacia la provincia de Chaco, desde la terminal de Ómnibus de Puente la Noria.