Piden perpetua para un policía acusado de matar a un joven en Gerli

El juicio por el homicidio de Jonathan Cabrera, ocurrido en febrero de 2013, se lleva adelante en los Tribunales de Lomas de Zamora. El fiscal y el abogado de la familia del joven pidieron prisión perpetua para Hernán Salvatierra, el policía acusado de matarlo de un disparo en la espalda, en el marco de un violento procedimiento.

Un fiscal pidió que se condene a prisión perpetua a un teniente de la Policía Bonaerense que es juzgado por el homicidio de un joven al que intentó detener cuando compraba una cerveza, el año pasado, en la localidad de Gerli, informaron fuentes judiciales.

Se trata del suboficial Hernán Salvatierra (30), para quien el fiscal Guillermo Morlacchi reclamó la pena máxima por el "homicidio agravado por su condición de policía" en perjuicio de Jonatan Alexis Cabrera (27).

El planteo se efectuó en el marco de los alegatos del juicio que se realiza ante un tribunal oral en lo criminal de Lomas de Zamora, durante los cuales la defensa de Salvatierra pidió su absolución porque consideró que el uniformado estaba "cumpliendo con su deber".

El abogado de la familia de la víctima, Marcelo Britos, en su carácter de representante del particular damnificado, coincidió con el fiscal y pidió la misma pena.

"Estoy muy conforme con el fiscal porque quedó demostrado que mi hijo no portaba ningún arma de fuego", dijo driana Leber, madre de la víctima. El debate pasó a un cuarto intermedio hasta el 28 de agosto.

El hecho ocurrió el 28 de febrero de 2013, alrededor de las 14.30, en la esquina de Lavarello y Coronel Casacuberta, de Gerli, partido de Avellaneda, donde Jonatan fue a comprar una cerveza a un quiosco del barrio.

Mientras ello ocurría, un llamado al 911 alertó a la Policía sobre una persona que estaba cometiendo robos en la zona, por lo que Salvatierra, que prestaba servicios en la Policía Buenos Aires 2, se trasladó hasta el quiosco a bordo de un patrullero.

Al descender del vehículo, el teniente le exigió a Jonatan tirarse al piso, pero éste se negó porque tenía las piernas lastimadas a raíz de un accidente ocurrido días atrás.

De acuerdo a las pruebas recogidas, Salvatierra primero efectuó un disparo con posta de goma y luego un balazo con su pistola reglamentaria calibre 9 milímetros que impactó en la espalda del muchacho.

Jonatan fue trasladado al Hospital Presidente Perón, donde los médicos comprobaron que el proyectil ingresó por la parte derecha de la espalda, atravesó la aorta y salió a la altura del omóplato izquierdo, lo que le provocó la muerte en pocos minutos.

En tanto, el personal policial secuestró en la escena del crimen una pistola calibre .25 con dos proyectiles que presuntamente portaba Jonatan, aunque su familia siempre negó que utilizara armas de fuego.