Piden perpetua para dos acusados de matar a un hombre en Claypole

El fiscal de Lomas de Zamora Jorge Betini pidió prisión perpetua para dos sujetos  acusados de matar de matar a un hombre de 82 años, en una salidera bancaria ocurrida en 2007, en Calypole. La víctima – Demetrio Arce – era propietario de dos colegios privados de esa localidad de Almirante Brown y acaba de retirar dinero de un banco en San Francisco Solano.

El juicio oral y público a Ramón Ayala y Federico Carafini es llevado adelante por el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 10 de Lomas de Zamora, a cargo de los jueces Daniel Manzini, Susana Silvestrini y José Polizza.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que el fiscal solicitó para los dos imputados la pena de prisión perpetua por considerarlos culpables del delito de “homicidio calificado y robo con armas”.

Las mismas fuentes precisaron que Ramón Ayala habría sido el encargado de “marcar” a Arce a la salida del Banco Credicoop de San Francisco Solano para luego seguirlo hasta su vivienda de Claypole donde, con la participación del otro imputado, le roban el dinero y lo matan.

Este martes, el TOC 10 dará a conocer  la sentencia para Ramón Ayala y Federico Carafini, quienes fueron detenidos en 2012, cinco años después del hecho.

El jueves 22 de marzo de 2007 Demetrio Arce fue junto a su esposa a retirar dinero del banco Credicoop, sucursal San Francisco Solano. El hombre, de nacionalidad paraguaya, era propietario del Colegio Esquiú de Claypole.

Cuando la pareja regresó a su vivienda de Claypole, alrededor de las 14, fueron sorprendidos por dos jóvenes que se movilizaban en una moto. Fuentes policiales señalaron que uno de los sujetos se le tiró encima a la mujer mientras que el otro directamente fue sobre Arce y le metió la mano en un bolsillo para sacarle el dinero, en claro signo de que los habían “marcado”.

A pesar de no ofrecer resistencia, uno de los delincuentes le disparó dos tiros al hombre de 82. Uno de ellos, en el estómago. Tras agonizar, Arce falleció al otro día como consecuencia de la grave herida de bala.

Demetrio Arce era muy conocido en Claypole y en San Francisco Solano. Además de ser propietario de un colegio, había sido presidente del Rotary Club de San Francisco Solano.