Piden juzgar a un hombre por el secuestro extorsivo de una pareja en Temperley

Los responsables de la Fiscalía Federal N°1 de Lomas de Zamora y de la Unidad Fiscal Especializada en Secuestros Extorsivos (UFESE), Leonel Gómez Barbella y Santiago Marquevich, le solicitaron al responsable del Juzgado Federal N°2 de esa jurisdicción, la elevación a juicio de la investigación seguida contra Gastón Natanael “Tato” Torres por su intervención en el secuestro extorsivo y robo de un matrimonio, perpetrado junto a otros cómplices entre los que se cuentan 

 

Los fiscales Gómez Barbella y Marquevich le imputaron a Torres su intervención -junto a Silvero Giménez, Medina Ojeda y otros sujetos aún no identificados- en el hecho acaecido en la tarde del 12 de septiembre de 2016. Aquel día, alrededor de las 19 hs. las víctimas se retiraban de una vivienda ubicada en la calle Avellaneda al 1400, a bordo de un VW Bora, cuando fueron interceptados por un Chevrolet Corsa, del que descendieron cuatro hombres armados, quienes los obligaron a subir a la parte trasera de su vehículo para emprender la marcha y –al cabo de unos metros- traspasar al hombre al Chevrolet. Los captores también contaban con el apoyo de un Ford Focus que era conducido por el imputado Torres.

Los secuestradores se comunicaron desde el celular de la mujer con el hijo de la pareja a quien le exigieron el pago de un rescate. El joven dio aviso a la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de Lomas de Zamora, que -por orden de la fiscalía- monitoreó las negociaciones y el pago del rescate.

Las víctimas fueron trasladadas por distintas calles, e incluso llevadas a una estación de servicio y a un local de comidas rápidas, tras lo cual liberaron al matrimonio en la calle Capello al 1800, en la localidad bonaerense de Banfield, previo a despojarlas de sus pertenencias y el Volkswagen Bora.

En paralelo, el hijo de la víctima logró reunir un rescate que dejó en el interior de su Ford Ka, en el cruce de las calles Tunuyán y Terrada, donde era monitoreado por personal policial.

Detenciones
Las primeras aprehensiones tuvieron lugar el mismo día del hecho. Mientras la policía monitoreaba el auto con el rescate, aparecieron un Chevrolet Corsa y un Ford Focus. Los oficiales les dieron la orden de alto y los autos se dieron a la fuga mientras desde su interior se realizaban disparos, lo que originó una persecución hasta Villa Fiorito, donde los vehículos fueron interceptados y uno de sus ocupantes detenido.

Horas después, en la madrugada del 13 de septiembre, otro de los imputados se presentó en la DDI de Lomas de Zamora para denunciar que le habían robado un Ford Focus gris y sus pertenencias en Ingeniero Budge. Sin embargo, su relato fue inconsistente: tenía consigo 1100 pesos y dólares y ni siquiera recordaba la patente del auto, por lo que terminó detenido. La pesquisa determinó que la numeración de los billetes era coincidente con los identificados como parte del pago del rescate.

Por su parte, Torres fue identificado gracias a que se encontró una de sus huellas digitales en el espejo retrovisor del Ford Focus. Tras ello, se montaron tareas de vigilancia en los domicilios que solía frecuentar aunque no pudo ser aprehendido sino hasta el 30 de mayo pasado, en las inmediaciones del edificio de los Tribunales del Departamento Judicial de Lomas de Zamora, adonde había concurrido para participar en una rueda de reconocimiento.

A juicio
En agosto pasado, el fiscal Gómez Barbella –con colaboración de la UFESE- pidió la elevación a juicio de Silvero Giménez y Medina Ojeda como coautores penalmente responsables del delito de secuestro extorsivo agravado por la cantidad de intervinientes y por haberse logrado el cometido del cobro del rescate, y de robo agravado por el uso de armas de fuego y haberse cometido en lugar poblado y en banda. Además, uno de ellos será juzgado por haber efectuado disparos “en circunstancias que implicaron un medio idóneo para causar un peligro común, por haberse realizado contra miembros de las fuerzas policiales y para procurar su impunidad con relación al delito primero endilgado”.

Ahora, los representantes del Ministerio Público Fiscal consideraron que existían elementos probatorios suficientes para elevar la investigación, respecto de Torres, a juicio. En tal sentido requirieron que el imputado sea sometido a juicio oral y público como coautor penalmente responsable del delito de secuestro extorsivo agravado por la cantidad de intervinientes y por haberse logrado el cobro del rescate, en concurso ideal con el delito de robo agravado por el uso de armas de fuego y por haberse cometido en poblado y en banda.