Piden duras penas para una banda de policías y barras que desalojaba a feriantes de La Salada

El fiscal de Lomas de Zamora Sebastián Scalera pidió 8 y 9 años de prisión para un comisario, un oficial y cuatro barras de Boca Juniors acusados de desalojar ilegalmente a puesteros de La Salada y robarles toda su mercadería. Según determinó el fiscal, los hinchas actuaban en complicidad con los uniformados.

El pedido de pena se realizó en el marco de un juicio oral y público que se lleva adelante en el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora.

Según la acusación, a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com, el 8 de octubre de 2013 por la mañana unas 60 personas entre las que se encontraban los barras de Boca Juniorse Héctor Agüero, Roberto “Chicho” Barraza, Santiago García, y Hernán Ávalos, alias “Fantasma” se hicieron presentes en la zona de la feria de Urkupiña, en La Salada, Ingeniero Budge.

Según Scalera, los barras actuaban coordinadamente nada menos que con el entonces comisario de la Comisaría de Ingeniero Budge, Juna Reboredo, y el jefe de de calle, Pablo Avitábile.

En ese contexto, según el fiscal, los barras “mediante la utilización de armas de fuego, palos y cuchillos que al efecto portaban, amenazaron de muerte a más de cien comerciantes,  con el objeto que abandonaran los puestos de venta de mercadería de la feria allí ubicada donde trabajaban”.

Según los testimonios, los barras les gritaban: «..los vamos a matar, les vamos a sacar todo, sino se van, van a salir muertos..»,»..andate, andate de acá porque te vamos a matar. Todo esto ahora en nuestro..», «..ahora mandamos los de boca, no vuelvan más porque los vamos a matar a todos.. «,».. ya no es nada de ustedes, ahora los dueños somos nosotros, los vamos a matar..»,».. si no se van la vamos a emperrar y la iban a meter presa..» ,»..ya esta, ya fue, esto ahora es de ellos, pertenece a la banda de boca..».

De acuerdo a la acusación, las amenazas hicieron que los comerciantes se retiraran pero antes los barras les robaron toda la mercadería, dinero en efectivo y teléfonos celulares.

Así, los barras, junto a los policías, lograban despejar la zona para que allí se instalaran otros puesteros.

La fiscalía consideró que se encontraba acreditado tanto el hecho como la participación de los acusados en este hecho.

Así, el fiscal pidió que se condene a Ávalos, Agüero, Barraza y García a 9 años de prisión. Mientras que para los policías Reboredo y Avitábile solicitó la pena de 8 años de prisión.

A todos los acusa por “coacciones agravas por el uso de arma y por cometerse con el propósito de compeler a una persona a hacer abandono de su trabajo en concurso real con robo agravado por su comisión en un lugar poblado y en banda, y por el empleo de armas”.