Piden 15 años de prisión para una mujer que, víctima de violencia, mató a su pareja

Un fiscal de Lomas de Zamora pidió este miércoles 15 años de prisión para una mujer que en 2012 mató a su marido en su casa de Villa Corina, en Avellaneda, luego de que éste amenazara con asesinarla y tras sufrir siete años de maltrato.

La solicitud fue efectuada por el fiscal Santiago Vadillo en el marco del juicio oral que se le realiza a Nora Amaya (33), juzgada por el "homicidio calificado" de Claudio Velázquez (37), informó la abogada de la mujer, Patricia Sanmamed.

En su alegato, Vadillo consideró que si bien se trató de un "homicidio calificado", que prevé pena de prisión perpetua, existieron en el caso "circunstancias extraordinarias de atenuación" porque la pareja mantenía una relación "violenta".

Por su parte, la defensora reclamó a los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal 6 de Lomas de Zamora, Gabriel Vandemberg, María Laura Altamiranda y Claudio Fernández, que absuelvan a su clienta por entender que actuó en "legítima defensa" porque estaba bajo una situación de "violencia extrema".

Además, les pidió que valoren el principal peritaje psiquiátrico que se le hizo a Amaya, el cual determinó que al momento del crimen tuvo un "trastorno mental transitorio" que le impidió comprender la criminalidad del hecho.

"El fiscal consideró que ella no fue víctima de violencia de género, sino que tenía una relación violenta con su pareja, entre otras cosas porque él estaba rasguñado y por lo que declaró la familia de él", explicó la abogada, quien dijo que esto pudo deberse a que Amaya se defendía de los golpes de Velázquez.

Sanmamed consideró que el fiscal hizo una apreciación de este tipo porque "desconoce lo que es la violencia de género" y no tuvo en cuenta la supremacía física del hombre, que pesaba 115 kilos y medía 1,85 metros.

Además, cuestionó lo elevado de la pena solicitada, ya que Nora carece de antecedentes penales, y se preguntó: "Si la violencia doméstica internacionalmente está asimilada a la tortura, ¿por qué acá con las mujeres no hacemos nada?".

Al culminar los alegatos, el TOC 6 invitó a Nora a pronunciar sus "últimas palabras" antes del veredicto y la mujer, llorando, le pidió disculpas a la familia de su ex pareja y a sus hijos.

"Les pido que me dejen seguir criando a mis hijos", dijo Amaya a los jueces y aclaró que ella no quiso matar a su pareja sino sólo lastimarlo porque creía que la iba a matar.

Ahora el tribunal, que es el mismo que la semana pasada absolvió a Beatriz López (36), quien mató a su esposo policía de un disparo, pasó a un cuarto intermedio hasta el martes a las 11, cuando dará a conocer el veredicto.

El hecho que se ventila ocurrió el 30 de diciembre de 2012 por la mañana en la casa que la mujer compartí­a con Velázquez y sus tres hijos en Villa Corina, partido de Avellaneda.

Cerca de las 7.30, la mujer regresó de su trabajo como mucama en una clínica, no durmió, comenzó a limpiar la casa y empezó a ser agredida por su marido, quien se encontraba ebrio.

Luego, según declaró, Amaya fue a buscar a su hijo a lo de los abuelos, porque el niño estaba enyesado, y al regresar encontró la casa toda sucia, ya que Velázquez cada vez que comí­a tiraba todo al piso.

"¿Fuiste a ver a tu macho?", aseguró la mujer que le gritó su pareja, ya que siempre la acusaba de ser infiel, y comenzó a amenazar con matarla delante de su hijo.

Entonces, ella tomó un cuchillo que estaba en la cocina y se lo clavó a la altura del abdomen, por lo que el hombre murió a poco de ingresar al hospital.

Amaya estuvo casi un año presa por el crimen hasta que logró la prisión domiciliaria para poder cuidar a sus tres hijos.

Durante el juicio, los vecinos y el hijo de 15 años de Nora declararon que el hombre la sometí­a a maltratos desde hací­a muchos años y que siempre le gritaba y le pegaba.

"Yo sufría con ella", afirmó una vecina que vive en la casa lindera y que todas las noches escuchaba los gritos de la mujer y el llanto de los chicos.