Piden 12 años para una pareja swinger acusada de estrangular a una joven en Glew

En el marco de un juicio abreviado, el fiscal de Lomas de Zamora Andrés Procopio pidió que se condene a 12 años de prisión a un pareja swinger acusada de matar a una joven estrangulándola con un cable, en un hecho ocurrido en julio de 2017, en una vivienda de Glew. La defensa acordó el pedido de pena con el fiscal y se espera que en las próximas semanas, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Lomas convalide el pedido.

El juicio abreviado supone el acuerdo de una pena por parte del fiscal y la defensa. Este acuerdo, luego, debe ser avalado por el tribunal oral que intervenga.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que los acusados son Adrián Aníbal Torres, de 36 años, y Natalia Inés Cottone, de 33. La víctima, Ayelén Roldán, de 19, cuidaba a los hijos de la pareja y se encontraba embarazada cuando fue asesinada.

Roldán fue encontrada estrangulada a las 5 del 3 de julio de 2017, dentro de una vivienda de la calle Fleming 3550, de Glew, partido de Almirante Brown, en el sur del conurbano bonaerense.

La autopsia determinó la chica murió “asfixiada por estrangulamiento a lazo” con un elemento compatible con un cable, y que tenía lesiones en sus nudillos, lo que indicaba un aparente intento de defensa en el momento del ataque.

En la investigación, se hallaron restos de ADN de los imputados en el cuerpo de la víctima. Según las pericias, debajo de las uñas de Ayelén, los peritos encontraron el perfil genético de la mujer del matrimonio, Cottone, y su marido, Torres, tenía en ese lugar un perfil mezcla con ADN de la víctima y de su esposa.

Torres y Cottone habían declarado que luego de tener sexo con Ayelén, aquel lunes 3 de julio la dejaron al cuidado de sus hijos y ellos salieron de su casa alrededor de las 20 y regresaron recién a las 5 de la madrugada siguiente, luego de haber tenido relaciones sexuales con un gomero en otro sitio, momento en el que hallaron muerta a Ayelén en el piso del living.

Sin embargo, las versiones de los acusados fueron siendo desechadas durante la investigación, al igual que la hipótesis de que un delincuente, en un intento de robo, mató a Ayelén Roldán.