Perpetua por dos crímenes, en una guerra por el control de La Salada

El Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de Lomas de Zamora condenó a prisión perpetua a Néstor Fabián “Chaquito” Flores y José Alberto De Luca por ser responsables del asesinato de Pablo “El Bocón” Zárate y Luis “Pinky” Rodríguez, ocurridos en 2015 en el marco de la disputa por el control de los puestos de La Salada.

El fiscal a cargo de la causa, Sebastián Scalera, había pedido prisión perpetua con accesorias legales más las costas del proceso para ambos acusados. El homicidio de Pablo Zárate ocurrió el 10 de febrero y el de Luis Rodríguez el 23 de febrero. De ambos sucesos se presentaron testigos que estaban en el momento de los hechos y comprobaron la autoría de los condenados.

Por su parte, la defensa había pedido que haya un cambio en la calificación de la condena por “homicidio en riña” si es que se comprobaba la responsabilidad de los imputados. De esta manera se lograría una pena más leve.

Según las pruebas presentadas, Flores y De Luca respondían a Gustavo Mariano, alias “El Cejudo”, quien controlaba el cobro de los puestos de la feria La Salada, ubicada en Ingeniero Budge. Pablo Zárate, era de otro grupo que mantenía el control sobre los puestos de la feria y estaba amenazado por el grupo de “El Cejudo”. Maximiliano Zárate, hermano de Pablo, presenció el asesinato ocurrido en Camino de la Ribera y Euskadi, y reconoció a De Luca durante el juicio como uno de los que disparó contra su hermano y él.

Pablo Zárate cargaba dos armas por las amenazas recibidas y vestía un chaleco antibalas. Cuando se desata una balacera, su hermano Maximiliano dijo haber escuchado la orden: “Maten al Bocón”. Fueron más de 10 personas las que participaron del asesinato enmarcado en un plan determinado con previsión.

Si bien el homicidio de Rodríguez sucedió 13 días después que el de Zárate, varios testigos reconocieron a Fabián “Chaquito” Flores como el perpetrador del asesinato. Diego Esteban González, fue una de las personas que estaba junto a Rodríguez cuando murió.

Mientras “Pinky” Rodríguez había comenzado a hablar en un estacionamiento ubicado en la intersección de Cosquín e Ingeniero Turner con cuatro personas de la feria La Salada, llegó una Hilux de la que descendió “Chaquito” Flores y otras personas. Luego, ambos bandos comenzaron a dispararle a Pinky Rodríguez.

Ambos homicidios ocurrieron en la vía pública, durante la noche y fueron planeados con anticipación para garantizar la efectividad de las muertes, sostuvo el fiscal Scalera. Su visión fue avalada este miércoles por la setencia del TOC 4.