Para los peritos, todos los disparos salieron del arma de Benítez

En el juicio oral por el crimen de Lautaro Bugatto, ocurrido en Burzaco, en 2012, los especialistas descartaron la existencia de un tiroteo, y con ellos dieron con tierra con la versión que trató de instalar la defensa del ex policía imputado por el homicidio.

Los peritos que declararon en el juicio oral por el asesinato del jugador de Banfield Lautaro Bugatto ratificaron que la única arma de la que salieron disparos fue de la que llevaba el ex policía David Benítez, imputado del homicidio del joven. De esta manera, volvió a debilitarse la versión de los hechos que plantea la defensa.

El juicio oral y público se desarrolla en los Tribunales de Lomas de Zamora y está a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal 10 de Lomas de Zamora. El homicidio ocurrió en Burzaco, en 2012

En la tercera jornada, les tocó el turno a los peritos balísitcos que intervinieron en el caso. Cabe recordar que la defensa de David Benítez intenta sostener que el ex policía mantuvo un tiroteo con delincuentes, entre los que se encontraría el futbolista, y en ese marco mató a Bugatto.

No obstante, los especialistas en balísticas fue contundentes al señalar que los únicos casquillos secuestrados pertenecían al arma de Benítez. De esta manera, no parecen quedar dudas sobre la responsabilidad de los disparos que se escucharon esa noche en Burzaco.

Luego, fue el turno de los primeros policías que intervinieron en el lugar. Algunos de ellos se encuentran procesados por irregularidades en la instrucción de esta causa con el fin de favorecer la situación de Benítez.

Los uniformados aportaron poco y se esforzaron por defender su actuación. En este sentido, intentaron volcar toda la responsabilidad de sus acciones en el fiscal que instruyó el caso, Juan José Vaello.

Las audiencias se retomarán el martes próximo. Aún restan escucharse los testimonios de otros peritos y policías.

Bugatto, un lateral izquierdo que estaba a préstamo en Tristán Suárez procedente del club Banfield, fue asesinado cerca de las 3 del 6 de mayo de 2012, en el cruce de avenida Monteverde y Pedro Goyena, de Burzaco, partido de Almirante Brown.

Benítez, que estaba franco de servicio y de civil, circulaba por allí a bordo de un Renault 12 junto a su esposa, mientras que delante del auto iban su hija menor de edad y su hermana en un ciclomotor.

Aparentemente, dos delincuentes armados quisieron robar el ciclomotor, por lo que el policía trató de evitarlo y efectuó siete disparos con su arma reglamentaria hacia los asaltantes.

Uno de estos balazos impactó en el cuerpo de Bugatto, quien estaba ubicado a unos 30 metros de distancia, en la puerta de su casa, junto a un hermano y dos amigos con los que iba a salir a bailar.

El futbolista recibió el tiro en la espalda, sus amigos lo cargaron en el auto y lo llevaron hasta la Clínica Burzaco, donde finalmente murió.