Para los jueces no fue femicidio y condenaron al asesino de Ornella a 8 años

Ragno Ornella Uno

En una polémica decisión, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora condenó a 12 años de prisión a un joven por tirar desde un techo y matar a una joven, en un hecho ocurrido en 2013, en Lanús. Los jueces consideraron a Martín Romañach culpable del delito de homicidio simple, en perjuicio de Ornella Ragno, de 20 años. La fiscalía había pedido prisión perpetua y había encuadrado lo sucedido como femicidio.

 

Con esta condena, cuyos fundamentos se dieron a conocer este martes por la mañana en los Tribunales de Lomas de Zamora, Romañach seguirá detenido. El joven recién empezó a estar tras las rejas la semana pasada cuando los jueces lo declararon culpable sin fijarle pena. Había estado en libertad durante todo el proceso.

El fallo fue sorpresivo, especialmente para los familiares de Ornella quienes esperaban que el hecho fuera encuadrado como femicidio y no como homicidio simple.

Además, el homicidio simple prevé una pena de 8 a 25 años por lo que el monto que fijó el TOC 7 – 8 años – se acerca más al mínimo que al máximo que prevé el delito.

En la aduciencia de alegatos, tanto del fiscal Pablo Rossi, como el abogado de la familia de Ornella, Néstor Pardal, habían solicitado la pena de prisión perpetua, al entender que, “en el marco de una discusión, y previamente dejándola inconsciente”, Romañach “tiró de más de 20 metros a Ornella, para dar muerte”. Pardal, sumó, que estaba “convencido que Martín Romañach mató a Ornella porque no aceptó un ‘no’ como respuesta”.

Romañach fue imputado, tiempo atrás, por la UFI 8 de Lomas de Zamora del delito de homicidio agravado por violencia de género. Ornella estaba con Martín Romañach, un joven al que había conocido a través de Facebook, en un departamento ubicado en Aristóbulo del Valle al 100, Lanús, cuando cayó del octavo piso y falleció el 10 de febrero de 2013. El acusado había asegurado que Ornella “hizo un movimiento brusco y cayó de la terraza”, pero dicha versión no coincidía con las grandes manchas de sangre que se encontraron en la terraza donde sucedieron los hechos. A partir de ese momento comenzó a investigarse como un crimen.