Para la Justicia de Lomas “Bebote” Álvarez y los dirigentes eran socios

Bebote Barra

La Sala II de la Cámara de Apelaciones y Garantías de Lomas de Zamora confirmó que los barras y dirigentes de Independiente detenidos por cometer distintos delitos conformaban una “asociación ilícita”, es decir que actuaban en conjunto.

 

De esta manera, los jueces ratificaron la resolución del Juzgado de Garantías 8 de Lomas de Zamora, a cargo del juez Gabriel Vitale, quien había pedido la prisión preventiva de los detenidos.

Los jueces convalidaron que el barra Pablo “Bebote” Álvarez era “jefe de una asociación ilícita”, Damián Lagaronne,  Roberto Petrov,   Italo Romero, Gabriel Bartone , Adrian García, Cesar Godoy eran organizadores y  Nurhay Nakis – ex vicepresidente del club, miembro de ese grupo.

Todos ellos continuarán detenidos. Menos Nakis quien se encuentra internado por su estado de salud.

A varios de los integrantes se les imputa tenencias de armas de fuego de uso civil, abuso de arma agravado, tenencia simple de estupefacientes, portación de arma de fuego de guerra y tenencia ilegal de arma de guerra.

Fuentes judiciales indicaron que la Cámara rechazó todos los planteos de la defensa de Bebote Álvarez confirmando la calificación legal de asociación ilícita y mencionó también su vinculación con el delito de tentativa de extorsión del cual fuera víctima Ariel Holan, quien habría sido interceptado por el nombrado para abordar su vehículo y requerirle dinero, decisión que también fuera también confirmada por la Sala III de esta Cámara de Apelaciones y Garantías Departamental. En las escuchas telefónicas se verificó que Álvarez se comunicó en reiteradas ocasiones con Petrov para controlar los entrenamientos el plantel de primera división, en busca de jugadores y el cuerpo técnico.

“Empleados del club manifiestan que ´Bebote” (Álvarez) no respetaba las reglas, queriendo ingresar al predio o acceder a los jugadores siempre en un modo coactivo, en ocasiones cortando los accesos a las instalaciones del club, llegando a expresar que suspendería partidos. Todo ello en un clima de total tensión. Que en algunas oportunidades, ante las negativas para con miembros de la barra, le manifestaban la dirección de sus domicilios ya que todos sabían lo que eran capaces de hacer”, señalaron los camaristas en su resolución, avalando lo actuado por el juez Vitale.

“De las comunicaciones entre jefes y organizadores de la Asociación ilícita se vislumbran tareas de coordinación vinculadas al manejo de grandes cantidades de entradas, para el cobro por estacionamiento a los vehículos en las adyacencias del estadio (trapitos), parrillas o lo que ellos mismos llaman como “los negocios de la cancha , como así también el método coactivo ó intimidatorio en cada una de las acciones, a partir del temor que infundían por pertenecer o actuar en nombre de dicha facción de la hinchada”, añadieron los magistrados.

A partir de esta decisión, se fortalecen las posibilidades de que los barras y dirigentes involucrados lleguen a la instancia de juicio oral y público donde, se estima, surgirán más testimonios en torno a los manejos turbios en Independiente.