No hay pistas para dar con autor de un crimen en Fiorito y temen que el caso quede impune

Pasaron más de dos años y los investigadores se quedaron prácticamente sin pistas firmes. Sólo están seguros que a Héctor Leonardo Godoy lo mataron el 19 de diciembre de 2018, en Fiorito, por una venganza. La incógnita que aún no se puede revelar es el motivo de una fatal venganza.

Ese día, cuando bajó de la camioneta, frente a su casa, apareció un hombre y lo mató de dos disparos: uno en el estómago y otro en la cabeza.

Fuentes policiales informaron a DiarioConurbano.com que, en un principio los investigadores manejaban la hipótesis de una ajuste de cuenta en el marco de un interna de la barra de Los Andes ya que Godoy pertenecía a una de las facciones.

No obstante, con el correr de los meses, esta pista se fue debilitando y los pesquisas se concentraron a enemigos personales o del entorno que podría tener Godoy. Sin embargo, allí tampoco hallaron nada de importancia.

La caída de estas dos líneas investigativas han hecho que se empantanara la investigación. Ahora, se esperan los resultados de algunas medidas solicitadas pero la esperanza de los pesquisas se van agotando, y temen que el crimen pueda llegar a quedar impune.

El crimen se produjo el 19 de diciembre de 2018 cuando Héctor Leonardo Godoy, de 43 años, estacionó su camioneta Ford Ranger para ingresar a su vivienda en Nuñez de Arce al 1400, en Fiorito.

Según los investigadores se pudo determinar que en esas circunstancias un Volkwagen Gol color rojo se estacionó detrás de la camioneta de Godoy. Rápidamente, de ese auto bajó un hombre armado y caminó hacia la víctima.

Sin mediar palabras, el agresor le disparó dos veces a Godoy y escapó del lugar en el VW Gol. La víctima quedó tendida en el piso y cuando llegaron efectivos policiales ya había fallecido. Según se constató había recibido un impacto de bala en el abdomen y otro en la cabeza.

La causa – caratulada “homicidio” – se encuentra en la UFI 6, a cargo del fiscal Gerardo Morohaz.