Murió en un accidente uno de los prófugos por el crimen del pizzero de Banfield

Un joven de 24 años, que estaba prófugo por el crimen del pizzero Adrián Albanese, ocurrido en julio de 2019 pasado en el centro de Banfield, falleció en un accidente de tránsito este jueves por la madrugada.

Martín  Adrián Lugo falleció al chocar con su moto contra un colectivo de la línea 283, este jueves, en la esquina de Zuloaga y Urquiza, en Remedios de Escalada.

El joven estaba imputado de “homicidio agravado criminis causa por robo agravado por el empleo de arma de fuego” por el crimen de Albanese.

Lugo murió en el lugar tras el accidente. Justamente, en esa zona de Remedios de Escalada había sido detenido otro de los imputados por el crimen de Albanese.

Según la acusación fiscal, Lugo formaba parte de una banda que había atacado la pizzería “Don Albanese”, ubicada en la esquina de las calles Adolfo Alsina y Peña, en Banfield. En aquella ocasión, el grupo de tres ladrones ingresó al local gastronómico pocos minutos antes de su cierre. Albanese atendía a dos clientes.

Los tres ladrones increparon al dueño del local para que les diera todo el dinero de la caja. Dos de ellos estaban armados. Se cree que sobre los instantes finales del robo, uno de los delincuentes forcejeó con Albanese para intentar quitarle la alianza de una de sus manos y fue entonces cuando se efectuó el disparo mortal.

Meses después, la Justicia logró detener a dos de los tres integrantes de la banda, entre los que se encontraba el autor material del asesinato.

Las dificultades para encontrar al tercer delincuente fueron tales que en agosto del 2019, el Ministerio de Justicia de la Provincia de Buenos Aires, a cargo por entonces de Cristian Ritondo, ofreció una recompensa de hasta 500 mil pesos por algún dato certero sobre el paradero del joven delincuente.

Hasta que en la madrugada del 2 de enero de 2020, Lugo apareció sin vida en una esquina de Lomas de Zamora.

El ladrón murió en la esquina de las calles Zuloaga y Urquiza. De acuerdo al testimonio de testigos, Lugo estuvo a punto de chocar de frente con el Interno 1 de la Línea de colectivos 238. Para evitar la colisión, hizo una maniobra temeraria, perdió el control del rodado y salió despedido. Perdió la vida después de chocar su cabeza con el asfalto.

Una vez sucedido el hecho, la Policía Bonaerense realizó las diligencias pertinentes y comprobó que la moto naranja en la que viajaba el delincuente había sido robada: tenía un pedido de secuestro activo por el delito de robo fechado en el 27 de octubre de 2019.