Multitudinaria marcha y reclamo a un mes del femicidio de Anahí Benítez

Marcha ENAM TribunalesLomas12A un mes del femicidio de Anahí Benítez, compañeros, amigos, profesores y allegados junto con algunos pocos familiares y organizaciones sociales marcharon este lunes por la tarde hacia los Tribunales de Lomas de Zamora para exigir “verdad y justicia”. En la puerta del edificio sobre la Avenida Larroque leyeron un comunicado donde pidieron una pronta resolución del caso de forma “seria y confiable”, el correcto tratamiento del mismo, un protocolo para casos similares y que se investigue a aquellos que “revictimizaron a la figura de Anahí”. En diálogo con DiarioConurbano.com Ignacio Castro del Centro de Estudiantes del ENSAM de Banfield afirmó que no le cree ni confía “en nadie” en relación al proceso judicial.  Este miércoles, también, las fiscales que investigan el crimen de Anahí Benítez solicitaron este lunes la prisión preventiva para los detenidos por el femicidio, Marcos Esteban Bazán y Marcelo Sergio Villalba, informaron fuentes judiciales.

Tras la llegada de la columna encabezada por la comunidad educativa de la Escuela Superior Normal Antonio Mentruyt (ENSAM) de Banfield que fueron acompañados por distintas agrupaciones sociales y que recibió el apoyo de diversos sectores, algunos docentes y alumnos leyeron un comunicado en donde resaltaron la necesidad de dar con los verdaderos culpables y exigieron un tratamiento diferente en eventuales futuros casos se similares características que puedan existir.

“Hay bronca porque entendíamos que se pudo hacer más para tenerla hoy con nosotros, porque expusieron su intimidad a los medios, sometieron a sus compañeros y amigos, destrozados por la falta, a una presión judicial y mediática innecesaria”, inició una de las docentes sobre el texto que elaboraron.

“Venimos a exigir justicia. No queremos que la bronca que sentimos se vuelva odio, sed de venganza. Queremos devolverles a nuestros chicos la esperanza de que es posible vivir sin miedo”, explicaron en otro de los pasajes al tiempo que expusieron el motivo de la movilización: “Nos reunimos una vez más aquí para exigir que de una vez por todas surja la verdad porque sin verdad no hay justicia y sin justicia no hay posibilidad de cerrar las heridas”.

A s vez, comenzaron a enumerar pedidos en el marco del caso. “Que la justicia condene a los responsables luego de una investigación seria y confiable, respetuosa de derechos y garantías constitucionales. No queremos ver que el día de mañana haya impunidad por errores de procedimiento por violación de los derechos de los acusados”.

También exigieron que “se investigue la responsabilidad de aquellos que desde la estructura del Estado revictimizaron a la figura de Anahí” y que además “se elabore un protocolo adecuado para tratar éste tipo de casos y que la justicia actúe en consecuencia con quienes se aparten de mismo”.

“Queremos respuestas, respeto y profesionalismo a la hora de investigar su muerte. Nuestros chicos tienen que aprender que verdad y justicia van de la mano, que la impunidad no tiene más lugar en la sociedad. Exigimos verdad y justicia por Anahí”, finalizaron el comunicado que leído por docentes y alumnos.

En diálogo con este portal Ignacio Castro del centro de estudiantes se mostró descreído en torno al rumbo que toma la justicia: “No le creo a nadie, no confío en nadie”, al tiempo que indicó las coincidencias con el resto de familiares de víctimas que se unieron al reclamo en la puerta de los tribunales.

“Esto se repite todo el tiempo, esto pasa siempre. Todos los días tenemos mujeres desaparecidas, hombres desaparecidos, mujeres violadas, hombres que matan. Entonces ¿A qué tenemos que llegar?”, sostuvo Ignacio, uno de los más verborrágicos de la marcha.

Por otra parte dio su óptica respecto a los hechos de inseguridad a los que se ven expuestos a diario. “A veces no tomamos conciencia de que es un peligro el estar hoy acá por ejemplo o el caminar solo de noche los fines de semana. Los padres tienen miedo, nosotros tenemos miedo”, confesó el adolescente.

“Tengo ganas de romper todo pero hay que saber convertir eso en verdad y justicia porque es la única forma de levantar bien el nombre de Anahí Benítez y no nos interesa otra cosa”, reveló Ignacio como cierre.

Las fiscales que investigan el crimen de Anahí Benítez solicitaron este lunes la prisión preventiva para los detenidos por el femicidio, Marcos Esteban Bazán y Marcelo Sergio Villalba, informaron fuentes judiciales.

Las titulares de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Femicidios de Lomas de Zamora, Verónica Pérez y Fabiola Juanatey, acusaron a Marcos Esteban Bazán y Marcelo Sergio Villalba por los delitos de “privación ilegal de la libertad y homicidio triplemente calificado por criminis causa -matar para ocultar otro delito y lograr la impunidad-, por alevosía -por el estado de indefensión de la víctima-, y por violencia de género”.

En el caso de Villalba (40), también se le sumó el delito de “abuso sexual agravado” -su ADN fue hallado en el cuerpo de Anahí y lo identificó como el presunto violador- y “robo”, por haber obtenido el celular de la víctima.

Con estas calificaciones legales, en el caso de ser hallados culpables en un juicio oral, Bazán (34) y Villalba (40) podrían ser condenados a prisión perpetua.

Las fiscales Pérez y Juanatey presentaron el pedido ante el juez de Garantías 4 de Lomas de Zamora, Sebastián Monelos, quien ahora deberá resolver la situación procesal de ambos imputados.

Su abogado defensor, Lucio De la Rosa, se quejó de la actuación de las fiscales y aseguró a la prensa que “tienen que hacer una imputación seria y acreditar el vínculo entre Bazán y Villalba, que no existe”.

Según la hipótesis de la fiscalía, Villalba abusó sexualmente de Anahí y el crimen ocurrió en la casa que Bazán tiene en el predio de la reserva natural Santa Catalina de Lomas de Zamora, donde llegaron siguiendo el rastro de la víctima perros adiestrados.