Monte Grande: Temen que una pareja acusada de matar a golpes a su hija reciba domiciliaria

La familia de Zamira Domínguez, la chiquita sordomuda de 5 años que en septiembre de 2018 fue asesinada a golpes, según la acusación fiscal,  por su madre y su padrastro en la localidad de Monte Grande, denuncia que el tribunal a cargo del caso no les brinda información y temen que los culpables hayan sido beneficiados con el arresto domiciliario por el coronavirus.

Se trata de Brandon González quien está acusado de “homicidio agravado” y la madre de la nena, Brenda Fernández imputada por el delito de “abandono de persona seguido de muerte”.

“Nos enteramos que habían pedido el arresto domiciliario. Era obvio que iban a aprovechar la situación para pedirlo. Llamamos varias veces al TOC 9 donde está la causa de Zami, incluso enviamos mail, pero no pudimos comunicarnos con nadie. No sabemos si le dieron o no el beneficio”, manifestó Adriana Libonatto, tía de Zamira, en contacto con DiarioConurbano.com

Libonatto comentó que está muy preocupada al no obtener respuesta por parte del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 9 de Lomas de Zamora por eso decidió hacer público el reclamo. “Queremos saber cómo está la causa. No es justo para Zami, no nos parece que los jueces tengan que darles la domiciliaria”, planteó.

En esa línea, la tía de Zamira, afirmó que lo último que le informaron desde fiscalía es que la causa ya estaba en la etapa final. “Nos dijeron que el juicio iba a ser para fin de año pero ahora creemos que se estirará para el próximo por la pandemia”, explicó.

“Pasamos un montón de cosas. Estuvimos casi un año pidiendo la tenencia de Zami, incluso mostrando fotos de los golpes que ella traía, y el juzgado nunca hizo nada. No es justo que ellos sigan teniendo derechos solo porque tienen miedo de que les agarre el virus ahí adentro. Ellos no pensaron en los derechos de Zami, no queremos que la justicia vuelva a abandonar a Zami”, reclamó Libonatto.

El hecho ocurrió el 29 septiembre de 2018. Según el testimonio de la mamá, ella pensaba que Zamira estaba durmiendo en el sillón cuando notó algo raro en su respiración y decidió llevarla al Hospital Santamarina donde la nena ingresó muerta.

La autopsia determinó que Zamira tenía golpes y había sufrido un pisotón que dañó varios de sus órganos y una vena, lo que generó una hemorragia interna que le causó la muerte por un shock hipovolémico, según explicaron fuentes judiciales.

Mabel Cáceres