Mató de cinco balazos a su ex pareja en Lanús y lo detuvieron después de 14 años

Luego de casi 14 años, un hombre fue detenido acusado de fusilar de siete balazos a su ex pareja, en Valentín Alsina. Tras un planteo del fiscal de Lomas de Zamora, Leonardo Kaszewski, la Justicia rechazó la prescripción la causa, dispuso la detención del imputado, que quedó a un paso del juicio oral.

Fuentes judiciales informaron a DiarioConurbano.com que todo comenzó el 15 de diciembre de 2006 cuando, según la acusación, Andrés Roberto Arias, de 40 años, empujó a su ex pareja Mónica Isabel Ríos, de 31, cuando se movilizaban en bicicleta por la calle Darragueira, entre Callao y Liniers, en Valentín Alsina, partido de Lanús.

Arias – quien ya había sido denunciado por violencia de género por su ex pareja – la arrastró de los pelos por la calle, sacó un arma y le efectuó cinco disparos y huyó.

Por la denuncia previa de Ríos, Arias tenía una perimetral. Tenían dos hijos de, por entonces 6 y 4 años. Tras el hecho, el hombre escapó y se ordenó su detención.

En 2014, en un control vehicular, los policías detectaron que Arias tenía un pedido de captura. No obstante, en ese trámite no figuraba el delito por el que se lo buscaba.

“Muchas veces los pedidos son por delitos menores como hurto, entonces se le ordena a la Policía que certifique domicilio y se pide a la persona que se acerque a regularizar su situación al juzgado que pidió su detención”, explicó una fuente judicial consultada. Eso ocurrió con Arias.  Pero a él se lo buscaba por un homicidio – en 2006 no existía la figura del femicidio – y el imputado nunca se presentó en el juzgado.

Cuando Andrés Arias caminaba por la rambla, en Mar del Plata, en febrero de este años, creyéndose impune, una mujer lo identificó. Le dijo a un policía que a ese hombre estaba prófugo de la justicia.

Los policías constataron rápidamente que era cierto lo que decía la mujer. Arias quedó tras las rejas pero por muy poquitos días. Su defensa hizo un planteo ante la jueza de Garantías 6 de Lomas de Zamora, Laura Ninni, reclamando que el delito estaba prescripto a 14 años de ocurrido.

Matemáticamente, el cómputo era correcto ya que se le imputaba un homicidio simple, con una pena máxima de 25 años de prisión. La jueza hizo lugar al planteo y Arias volvió a quedar en libertad.

Entonces, el fiscal actual del caso, Leonardo Kaszewski, hizo un apelación ante la Sala 1 de la Cámara de Apelaciones de Lomas de la decisión tomada por la jueza Ninni.

En su extensa presentación, el fiscal hizo hincapié en la aplicación de una mirada de género del caso ante la inexistencia, al momento del hecho, del actual agravante del homicidio por motivos de género (femicidio). Así, planteó la necesidad de aplicar la Convención Interamericana para Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Convención de Belem do Pará), a la que adhirió nuestro país y que destaca la imprescriptibilidad de los delitos graves contra la mujeres.

El mes pasado, luego de varios meses de análisis, la Cámara de Apelaciones de Lomas de Zamora resolvió que el delito no había prescripto. Pero no lo argumentó como fiscal sino que consideró que Arias debe ser imputado no por homicidio simple sino por homicidio agravado por alevosía, en función de la mecánica del crimen de Mónica Ríos.

Esta mirada permitió que se pudiera volver a ordenar la detención de Arias. Personal policial lo detuvo en una vivienda de la calle Córdoba, en Lomas de Zamora.

Esta semana, el fiscal Kaszewski lo indagó por el delito homicidio agravado por alevosía. Arias se negó a declarar y quedará detenido hasta el juicio oral.

Los investigadores esperan reunir algunos testimonios más, como por ejemplo el de los hijos para confirmar las denuncias de violencia que hizo la víctima. No obstante, consideran que falta poco para que el expediente sea elevado a juicio.