Masacre de Wilde: Familiares piden que se realice la audiencia preliminar por videoconferencia

Familiares de las victimas de la Masacre de Wilde solicitaron al Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 de Lomas de Zamora que se suspenda el asueto judicial y se realice la audiencia preliminar que quedó en suspenso por la cuarentena obligatoria, para que la Justicia fije la fecha de inicio del juicio oral y público contra nueve ex policías acusados de haber disparado cerca de 200 balazos que mataron a cuatro personas que viajaban en dos autos.

“Creemos que habiéndose hecho un juicio de semejante envergadura, como el de Anahi Benítez, con más razón se puede hacer una audiencia preliminar. Estamos a la espera de eso. Es una audiencia donde no hay testigos, solo se presenta un escrito para que se pongan de acuerdo las partes”, indicó Raquel Gazzanego, en diálogo con DiarioConurbano.com

Cabe recordar que, la familia de las víctimas tenía fecha de audiencia para el 30 de marzo, pero a raíz del asueto judicial dispuesto por la Suprema Corte de Justicia de la provincia de Buenos Aires en razón de la cuarentena por la pandemia quedó sin efecto.

Los familiares solicitan al TOC 3 que se realice la jornada de audiencia a través del sistema de videoconferencia u otras aplicaciones con la presencia de los funcionarios y las partes, tal como sucedió hace una semana, con la reanudación del juicio oral por el femicidio de Anahí Benítez. “Hace falta muy poca gente, creemos que no se necesita tanto para hacer una preliminar”, indicó la viuda de Edgardo Ciccutín.

Entre los fundamentos que describe el escrito presentado por Ciro Annicchiarico, abogado de Raquel Gazzanego, se menciona: “La posibilidad de la utilización del sistema de videoconferencia, y aunque se refiera al supuesto de personas privadas de libertad, más viable resulta en el caso de autos desde el momento en que salvo el procesado Marcos Ariel Rodríguez –arresto domiciliario- todos los demás procesados se encuentran en libertad, además de no ser obligatoria para ellos la presencia al acto, aun cuando no existieren las restricciones preventivas que motivan la cuarentena”.

En la petición también se resalta que “el Tribunal Oral Criminal 7, acaba de disponer la reanudación del juicio oral en curso al momento en que se dispuso la cuarentena y el consiguiente asueto judicial con suspensión de plazos por la SCBA, en el conocido caso de Anahí Benítez, víctima de femicidio, participando el imputado desde su lujar de encierro por videoconferencia e inclusive con presencia de las partes en la sala de audiencia, con barbijos y respetando el distanciamiento obligatorio”.

La Masacre de Wilde ocurrió el 10 de enero de 1994, cuando policías de la entonces Brigada de Lanús persiguieron a los ocupantes de dos autos, presuntamente al confundirlos con un grupo de delincuentes que buscaban y los asesinaron a balazos.

Las víctimas fueron el remisero Norberto Corbo y sus pasajeros, Claudio Mendoza y Enrique Bielsa, quienes viajaban a bordo de un Peugeot 505, y el vendedor de libros Edgardo Ciccutín, que se trasladaba en un Dodge 1500, conducido por Claudio Díaz.

Por Mabel Cáceres