Luego de 6 años, llega a juicio oral un ex comisario de Lanús acusado de gatillo fácil

A casi seis años del homicidio de Nicolás Vázquez, un joven de 17 años asesinado en septiembre de 2013 tras una persecución policial, se elevó a juicio la causa y podría ser juzgado este año el ex comisario que le disparó, Héctor Amarilla. El debate lo realizará el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Anahí Vázquez, hermana del joven asesinado, aseguró: “Espero que le den la pena máxima y que no goce de privilegios o arresto domiciliario. Estamos preparándonos para enfrentar el juicio y que lo condenen firmemente por haber asesinado a mi hermano”.

Amarilla será juzgado por “homicidio agravado por el uso de arma de fuego, por alevosía y por ser el sujeto activo miembro de las fuerzas policiales abusando de su función y de su cargo en concurso real con tenencia ilegal de armas de guerra”.

El titular de la UFI 8, Leonardo Kaszewski, solicitó la elevación a juicio en mayo y la jueza Marisa Salvo hizo lugar en acuerdo con la calificación legal propuesta por la fiscalía y por no haber oposición de la defensa. Si bien aún no hay una fecha establecida, la familia de la víctima espera que el debate oral se realice durante el 2019.

“Enfrentar un juicio no es fácil sobre todo después de tanto tiempo pero las pruebas son contundentes y específicas. No hay errores y esta todo comprobado”, aseveró Vázquez. Amarilla estuvo prófugo desde 2013 hasta febrero de 2019 y tenía pedido de captura en el marco del homicidio del joven, cometido el 25 de septiembre de 2013.

Con respecto a la pena que solicitarán, Vázquez explicó que con su abogada, Marina Pirro, pedirán reclusión perpetua pero que se deberán “atener a lo que decida el Tribunal”. “No se fijan si mataron a un pibe tal vez pero tenemos esta postura ya que no cabe duda de lo que hizo Amarilla, estamos muy seguros de la investigación con los testigos y las pruebas”, opinó la hermana del joven.

Nicolás había salido de un local de ropa deportiva, ubicado en la peatonal 9 de Julio y Oncativo en Lanús, sin haber comprado nada y Amarilla había comenzado a correrlo porque lo acusó de haber robado una remera. A las pocas cuadras, la víctima intentó mostrarle al efectivo que no había robado nada y el Policía le disparó en la nuca.