Los familiares de una lomense detenida en Corrientes continúan exigiendo su liberación

A casi 10 meses de la detención de Laura Arrieta, una mujer de Lomas de Zamora acusada de “asociación ilícita y comercialización de estupefacientes” por el Juzgado Federal 2 de de Corrientes, su familia sostiene su inocencia y pidió la excarcelación. En diálogo con DiarioConurbano.com, Gimena Ristuccia, hija de Arrieta, indicó: “A mi mamá la engañaron y la única que paga es ella con su inocencia. Los qUe de verdad cometieron el acto ilícito estan profugos”.

Arrieta era gestora y productora de seguros en un local de la Avenida Eva Perón 509 de Temperley. Hace unos meses recibió una llamada para que realice un seguro denominado R.U.T.A, destinado a camiones de transporte. Ella le pidió la patente del coche y mantuvo conversaciones cortas por el trámite. Al parecer el vehículo del trámite trasladaba marihuana y es por eso que el juez la acusó de estar vinculada a una banda de narcotraficantes. Está detenida en Corrientes desde el 10 de abril de 2018

En la actualidad, se apeló la nulidad a la Cámara de Apelaciones, la cual resolvió la modificación de “organizadora” a “partícipe necesaria”. En este sentido, Ristuccia manifestó: “Con su inocencia creemos que se puede llegar a justificar la excarcelación por lo tanto se pidió y esperamos que resuelve. Tenemos una mínima esperanza”. La causa fue elevada a juicio y los familiares apuntaron que se realizó “sin pruebas contundentes”. Arrieta está detenida en Corrientes en la Unidad Penal N° 3 “Instituto Pelletier” luego de haber estado en el Escuadrón del Paso de los Libres. Su hija apuntó que su salud “decayó muchísimo” y que “bajó 20 kilos”.

Con respecto a la causa, se realizó el peritaje del celular de la acusada y según el fiscal a cargo, hay dos llamados que la comprometen. Sin embargo, Ristuccia opinó que es “una llamada sacada de contexto”.

“Nunca le mostraron a mi mamá esos dos llamados con los cuales se la acusa en la investigación. El cliente le habla de una manera muy rara y mi mamá no entendió pero nunca le mostraron la desgrabación de los llamados que es un derecho como imputada”, criticó su hija quien exige su libertad desde un primer momento.

Además, Arrieta tuvo que cambiar de abogado en el trasncurso de estos nueve meses debido a que comenzaron a sospechar que el abogado anterior era parte del entramado para culpabilizarla. “Esta lucha no la vamos a abandonar. Creemos que ese llamado de teléfono estaba arreglado”, aseveró la hija de la acusada.

El Juzgado interviniente de Corrientes se encuentra a cargo de Juan Carlos Vallejos y el fiscal de la causa es Flavio Ferrini, quien según Ristuccia, fue denunciado por otro juez por falsificación y manipulación de pruebas.