Los familiares de Susana Leiva piden el juicio oral “cuanto antes”

Se trata de la mujer que, según la Justicia, fue asesina de una cuchillada por su pareja, en julio del año pasado en Temperley. El acusado reconoció que escondió el cuerpo en el pozo ciego de la vivienda que compartían. Días atrás, el fiscal aceptó el cambio de carátula y calificó el hecho el hecho como femicidio, que prevé la pena máxima del Código Penal.

Los familiares de Susana Leiva, la mujer asesinada en julio del año pasado, expresaron que la causa llegue “cuanto antes a juicio oral”. Por el hecho está detenida la pareja de la víctima, Alberto Ponce.

“El fiscal de la causa nos dijo que después de las pericias psicológicas que le van a hacer a (Alberto) Ponce, va a elevar todo a juicio oral”, contó Angelina, hermana de Susana Leiva, a DiarioConurbano.com.

La mujer afirmó que su familia quiere el juicio oral “cuanto antes para que se sepa lo que ese hombre le hizo a mi hermana”. En tanto, se quejó por las nuevas pericias psicológicas al imputado.

“No sé que más quieren saber que ya no hayan averiguado de Alberto Ponce porque pasó casi un año del crimen”, se preguntó la hermana de Susana Leiva.

Días atrás, el fiscal de Lomas de Zamora Héctor Toneguzzo hizo lugar un pedido de la familia de Susana Leiva, Jorge Monarstersky, para que el caso se caratulada como  femicidio. Este delito prevé la pena máxima del Código Penal.

“Estimo que después de la feria judicial de julio la causa estará en condiciones de elevarse a juicio oral”, consideró el letrado en contacto con este portal.

En su declaración indagatoria, Ponce ensayó una confusa defensa. Argumentó que había tenido una discusión con Leiva, luego de consumir cocaína, y que ella lo agredió físicamente.

El imputado dijo que se desvaneció por el efecto de la droga y que se encontró con su pareja herida en el abdomen, sin saber cómo se había producido esa herida de arma de blanca que le ocasionó la muerte.

“Decidí esconder el cuerpo y mentir para que no la vieran los chicos”, explicó Ponce en la declaración indagatoria a la que tuvo acceso DiarioConurbano.com.. Cabe recordar que la pareja tenía un hijo de ambos, de un año, mientras que Leiva también era madre de uno chico de 10 años, producto de una relación anterior.

El contradictorio relato de Ponce no fue tenido en cuenta por el fiscal de la causa quien, luego de la declaración, lo procesó con prisión preventiva.

Susana Leiva, de 38 años, fue hallada asesinada y con signos de golpes y quemaduras de cigarillos en el pozo ciego de su casa de la calle Blanco Encalada, en Temperley, el 24 de julio de 2013. Sus familiares habían denunciado su desaparición cinco días  antes, mientras que su pareja, Alberto Ponce, mantenía una actitud pasiva frente a la ausencia de la mujer.

Poco después del macabro hallazgo, Ponce fue detenido en el barrio porteño de Constitución. A esa altura ya se conocía públicamente el caso y el hombre era buscado por la Policía, como principal sospechoso del hecho.