Los familiares de Nicolás Vázquez, víctima de gatillo fácil, siguen pidiendo justicia

El joven de 18 años murió cuando un comisario le disparó en la nuca tras una breve persecución en el centro comercial de Lanús Este, en un hecho ocurrido hace un año. En la causa aún no hay detenidos. La Policía afirmó en un principio que se había registrado un enfrentamiento pero las pruebas ponen en duda esa versión y apuntan a la responsabilidad del efectivo policial.

La familia de Nicolás Vázquez, un joven  de 18 años que mató un policía en un confuso episodio ocurrido en setiembre de 2013 en Lanús Este, continúan reclamando que se haga justicia y que se identifiquen a los responsables.

“Queremos que el autor del disparo que mató a mi hermano reciba la pena que corresponda por lo que hizo porque aunque estuviera haciendo algo indebido no tenía derecho a fusilarlo como lo hizo”, afirmó Anahí Vázquez, hermana de Nicolás, en diálogo con DiarioConurbano.com.

En la causa interviene el fiscal Nicolas Kaszewsky, titular de la UFI 8 de Lomas de Zamora. “Aún no hay detenidos por lo ocurrido aunque existen pericias y testimonios que han determinado cómo ocurrieron los hechos”, admitieron fuentes judiciales a este portal.

Anahí Vázquez recordó que “en un principio la Policía de Lanús no me quiso dar información, después me mintió y en la Justicia no recibimos respuestas hasta que tomó la causa el fiscal Kaszewsky”.

La hermana de Nicolás aseguró que a su hermano lo asesinaron. “No vamos a parar de reclamar justicia hasta que al culpable y a quienes encubrieron lo que pasó se les aplique la justicia como corresponde”, sostuvo Anahí.  

En la causa se presentó la Campaña Nacional contra la Violencia Institucional respaldando a los familiares de la Nicolás Vázquez.

El 25 de setiembre de 2013 Nicolás Vázquez ingresó a un comercio ubicado en 9 de julio, casi Oncativo, y sustrajo la camiseta de la selección de España. Los encargados del local aseguraron que el joven de 18 años no mostró armas.

Cuando salió corriendo del lugar, empezó a ser perseguido por el comisario Héctor Amarilla, quien estaba vestido de civil y pasaba por el lugar. Algunos testigos escucharon un par de disparos en la corta persecución.

En Las Piedras al 1400, a unos 150 metros del comienzo de la persecución, el policía alcanzó a Nicolás Vázquez y lo mató de un disparo en el cuello.

Desde el inicio, las fuentes policiales aseguraron a la prensa que se había tratado de un enfrentamiento. Ahora se espera que la Justicia determine cómo sucedieron exactamente los hechos e identifique a los responsables.