Longchamps: Acusan de homicidio a policía que mató a un hombre asegurando que lo había asaltado

A dos meses del crimen de Juan Francisco Romero, un hombre al que mató en Longchamps un policía de la Ciudad que sostuvo que estaban robando en su casa en construcción, la familia exige que se detenga oficial. El fiscal Leonardo Kaszewski indagará en los próximo días al fiscal al policía por homicidio con arma de fuego.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Mariela Herrera, hermana de Romero, contó: “Queremos que este tipo vaya preso como una persona común y corriente, porque él está en su casa con muchísima impunidad después de armar todo un relato para encubrirse. Es un desastre como estamos viviendo”. 

El hecho ocurrió el 18 de julio y en un principio fue caratulado como “robo agravado y homicidio en exceso de legítima defensa” pero con el curso de la investigación se determinó como “homicidio agravado por abuso de arma de fuego”. 

Marcos Sebastián Esteban, el policía de la Metropolitana acusado, contó que había ido hacia una construcción a raíz de un llamado vecinal que alertaba un posible robo. Sin embargo, el cuerpo de Romero se encontró a casi 100 metros de esa construcción, las pericias determinaron que no tenía restos de pólvora y los impactos de bala fueron por la espalda. 

La versión del policía era que cuando llegó a la propiedad, ubicada en Las Heras, entre Castillo y Lagenheim, Romero empezó a disparar. En cambio, la justicia determinó que al momento del hecho él solo tenía su DNI y plata para comprar paracetamol en una farmacia. “La autopsia dice que (las balas) le entraron por la espalda así que eso da cuenta que no fue para defenderse”, alertó la hermana de la víctima. 

En la causa está acreditada la existencia del robo a la vivienda del policía por parte de dos delincuentes, uno llevaba un palo y el otro un arma de fuego, pero nada indica que Romero haya sido uno de ellos, informaron fuentes judiciales. De allí, la imputación al efectivo.

Con respecto al trabajo de la justicia, Mariela remarcó la labor de Leonardo Kaszewski, de la UFI 4 de Lomas de Zamora, que tiene a su cargo el caso debido a que pudo distinguir que Romero no intentó robar la propiedad. 

El fiscal trabajó bien, no nos podemos quejar. Él nos dijo que los testigos que aportó la policía se contradijeron y hay cosas que no le cerraron”, argumentó Mariela quien espera que sea detenido. 

Además, la hermana de Romero insistió sobre el trato policial que tuvo que soportar luego del hecho. “Yo no sabía dónde estaba mi hermano y cuando fui a la comisaría, fuimos tratadas como un trapo de piso. Se creen que son los dueños del mundo”, se quejó la mujer.