Lomas: Tras el caso Anahí, la pandemia paralizó todo los juicios orales en 2020

A pesar de que el 2020 se vio marcado por la falta de juicios orales y públicos, el caso de Anahí Benítez, la joven asesinada en 2017 en la Reserva Natural de Santa Catalina, fue el debate que abrió la agenda judicial lomense, la cual continuó con juicios abreviados. La gran mayoría de los juicios penales que tenían fecha para este año se suspendieron para el 2021. 

El debate por la joven de 17 años que fue abusada sexualmente y asesinada comenzó a mediados de febrero y se vio interrumpido por el Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). Sin embargo, en mayo se retomó y en el banquillo de los acusados estaban Marcelo Villalba, quien abusó de Anahí, y Marcos Bazán, condenado a prisión perpetua. 

Mientras que el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de Lomas de Zamora declaró a Villalba inimputable por el cuadro psicopatológico que presenta, Bazán denunció que es una causa armada y es acompañado por organismos de derechos humanos. La familia de la víctima sostuvo la responsabilidad de Bazán pero Innocence Project, la Comisión Verdad, Justicia y Transparencia por Anahí Benítez y el centro de estudiantes del colegio al que iba Anahí reclaman que se reabra la investigación y denuncian las irregularidades en la investigación. 

En este marco de ASPO, la justicia resolvió muchos casos mediante juicios abreviados como el caso de Alfredo y Maricel Palavecino, dos jóvenes que fueron atropellados en Adrogué en 2018. El responsable y condenado a 4 años de prisión fue un mecánico que colisionó con una moto donde se movilizaban las víctimas y no detuvo su marcha luego del hecho. 

La familia de los jóvenes intentó evitar que el autor del delito sea juzgado en un abreviado porque consideraba que había pruebas suficientes pero la justicia determinó concluir de otra manera. 

También se realizó el juicio por Damián Gloria, asesinado de un disparo en la cabeza el 8 de octubre de 2018, en Glew. En este caso la familia repudió la decisión de la fiscalía de Lomas de Zamora y la defensa que acordaron la pena de 14 años de prisión para Gustavo Daniel Ortega, por el delito de “homicidio agravado por el uso de arma de fuego”. 

Además, el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 6 de Lomas de Zamora condenó a cuatro hombres por el crimen del futbolista Rodrigo Espíndola, ocurrido en mayo de 2016, en Monte Grande. El homicidio se dio en el marco de un robo cuando Espíndola quiso ingresar con su esposa y su hijo de 2 años a su casa. 

A su vez, una pareja fue condenada a 12 años de prisión por el crimen de Ayelén Roldán, una joven de 19 años que cuidaba a los hijos de sus asesinos en julio de 2017 en Glew. Los condenados a 12 años de prisión fueron Adrián Aníbal Torres, de 36 años, y Natalia Inés Cottone, de 33. 

Torres y Cottone habían declarado que luego de tener sexo con Ayelén, aquel lunes 3 de julio la dejaron al cuidado de sus hijos y ellos salieron de su casa alrededor de las 20. Sin embargo, distintas pruebas determinaron que la joven tenía restos de ADN de los imputados en su cuerpo. 

Entre los últimos juicios abreviados del año se llevó a cabo la condena a 9 años de prisión de Matías Jara por el crimen de Lucas Haedo, quien salió en defensa de un amigo, en medio de una discusión ocurrida en 2018, en el barrio de Villa Galicia, en Temperley.

Jara le asestó una puñalada a un amigo de la víctima en la axila y comenzó a disparar contra el resto de los jóvenes. En ese contexto, Haedo se tiró encima del acusado para frenar el ataque y el delincuente le dio una puñalada en el pecho y escapó del lugar en bicicleta.