Lomas: Pidieron 21 años de prisión para el acusado de asesinar a un joven en el Campo Tongui

El fiscal de Lomas de Zamora Walter Di Stefano pidió 21 años de prisión para uno de los  imputados por el homicidio de Sebastián Miranda, un joven asesinado en un enfrentamiento entre bandas que vendían paco en la zona del Campo Tongui, en Ingeniero Budge. Por su parte, el abogado defensor solicitó la absolución de todos los imputados, incluido Damián Sena, a quien se acusa de haber disparado. El Tribunal Oral en lo Criminal 3 del Departamento Judicial de Lomas de Zamora deberá decidir la pena.

En diálogo con DiarioConurbano.com, María Ortíz, madre de la víctima opinó que “el Tribunal tiene pruebas para condenarlo” y que confía “en que se haga justicia”.

“A pesar de que él se declaró inocente, sé que la mínima no le van a dar porque tendrán en cuenta de lo que pidió el fiscal”, apuntó la mujer. Los imputados son los hermanos Damián -El chancho-, Emanuel, y Alberto Sena; además de Elisandro Fernández y Alejandro Sosa. Son juzgados por homicidio agravado en concurso real por haber sido premeditado con la participación de dos o más personas con el uso de arma de fuego.

Si bien el fiscal solicitó una condena fuerte para Sena, no hizo lo mismo con el resto de los imputados ya que considero que “ningún testigo los señaló” de manera tan específica. En este sentido, María sostuvo que “es entendible que si nadie los vio y no hay pruebas” no pueda solicitar una pena contra ellos. “Al Chancho lo vieron y se supo desde el principio. Quiero que pague aquel que mató y le disparó a mi hijo”, apuntó.

Según lo contado, en sus últimas palabras Sena se declaró inocente y afirmó que “jamás mato a nadie”. “Yo creo que el Tribunal no es tan tonto como para creer eso. Una sola persona mató a Sebastián porque los tres impactos son de una sola arma y un testigo clave lo vio”, aseveró la madre de Miranda.

La defensa por su parte pidió la absolución debido a que “la acusación no se basa en pruebas” y argumentó que la declaración del testigo que afirmó haber visto el disparo “no es creíble”.

Con respecto a las pruebas y las declaraciones de los testigos, María explicó que “fueron muy valientes” y “colaboraron mucho con las pruebas”.

“No tengo palabras porque la gran mayoría siempre tuvo miedo. Uno de sus hijos vive a la vuelta de uno de los que está libre”, aseguró María Ortíz.

El homicidio de Miranda ocurrió el 19 de marzo de 2017, alrededor de las 22, en las calles Saladillo y Cañuelas, en el Campo Tongui, en Ingeniero Budge cuando se acercó a la zona a comprar droga y recibió tres disparos en un enfrentamiento entre un grupo que custodiaba un búnker donde se comercializaban estupefacientes.