Lomas: Exigen la detención del policía que le disparó a un joven y lo dejó sin visión en un ojo

Familiares de Ignacio Seijas, un joven que perdió un ojo luego de recibir un disparo en un allanamiento erróneo en Villa Albertina, se manifestaron en los Tribunales de Lomas de Zamora en contra de la libertad otorgada al único acusado. La jueza Marisa Salvo, responsable del Juzgado de Garantías  5, le otorgó la excarcelación a Daniel David Antonio, el policía que le disparó con balas de goma al joven en su domicilio en Villa Albertina.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Rocío, hermana de la víctima, aseguró: “Esperamos que lo metan preso otra vez porque él pudo haber matado a Nacho. Hay pruebas suficientes y dejarlo en libertad es una tremenda irresponsabilidad de la jueza”. 

Hace más de un mes, la jueza determinó la libertad de Antonio con el argumento de que como la institución policial utilizó postas de goma no existió intencionalidad dolosa. Es por eso que también degradó la calificación legal de tentativa de homicidio a lesiones graves. 

Sin embargo, la familia apeló la decisión judicial y espera que la resolución de la Cámara de Apelaciones tenga en cuenta la perspectiva de los organismos de derechos humanos que solicitaron presentarse como querellantes. 

En este sentido, Roció explicó que la jueza le pidió desde un primer momento una declaración por video a Ignacio y que “la desestimó porque no tenía en la mano el DNI”. 

“Nacho podría haber perdido la vida porque estaba a menos de un metro y medio de distancia de la policía, lo podría haber matado. No es un argumento de peso que hayan usado balas de goma porque si le disparó a la cara”, manifestó.

La familia esperaba que se denegara el pedido de excarcelación debido a que la calificación era tentativa de homicidio y la actuación de los agentes policiales fue irresponsable y erróneo.

Con respecto al accionar policial, Roció advirtió que “no están preparados para reducir” y que “estuvieron a poco de matarlo”. “El policía no pudo reducir a un chiquito sin dejarlo sin un ojo, le podría haber tirado a la pierna pero le disparó al rostro”, alertó la hermana del joven. 

El ataque ocurrió a mediados de junio cuando un grupo de policías allanó una vivienda ubicada en Villa Albertina, pero era una dirección equivocada. En el marco de la investigación por unos objetos robados en una escuela de Villa Centenario, los efectivos policiales ingresaron al domicilio, en donde se encontraba Ignacio. El joven recibió varios disparos de balas de goma, lo que produjo la pérdida de su vista en el ojo derecho.