Lomas: El crimen de Pamela Ayala sigue impune y se terminan las pistas

A siete meses de la muerte de Pamela Ayala, una joven asesinada de un balazo en la nuca en Villa Albertina, en octubre del año pasado, aún no hay detenidos. La familia espera que se haga justicia aunque no hay grandes avances en la investigación.

En diálogo con DiarioConurbano.com, Micaela, hermana de la víctima, aseguró: “La investigación sigue en pie, vemos que se mueven pero todavía no hay detenidos ni sabemos quien fue el que la asesinó”. El hecho ocurrió en la madrugada del 25 de octubre del 2020 en la puerta de la casa de la víctima, ubicada en Andrés Bello al 200. 

La investigación se vio perjudicada desde un comienzo por la falta de testigos directos en el momento del hecho. Si bien las cámaras de los vecinos captaron el asesinato, no se pudo determinar la identificación del responsable ya que ni siquiera tenía patente el vehículo. 

El registro de las cámaras mostró cuando un auto rojo se estacionó frente a la vivienda mientras la joven estaba en la puerta esperando a que le abran y la asesinaron. 

“Hubo testigos enfrente de casa que vieron el episodio pero no distinguieron quién era, y otros vieron cuando el auto frenó. La verdad no queremos que quede en la nada, sabemos que se están moviendo y estamos esperando a que avance la investigación”, aseveró la hermana.

En un principio, la familia de Pamela sospechaba de la pareja de la joven ya que era el único que conocía el trayecto de ella y luego de su muerte, se alejó de la familia y se fue de su casa. 

“Al principio sospechábamos de la pareja de ella porque él era el único que sabía lo que ella hacía, se fue de la casa donde él estaba pero todavía no lo encontraron”, opinó la hermana de la víctima. 

La joven de 28 años se dirigió a su domicilio, ubicado en Andrés Bello al 200, y cerca de la 1.10 de la madrugada le envió un mensaje a su madre para que le abra el portón ya que no llevaba llave. Sin embargo, la mujer no vio el mensaje y cuando Pamela intentó llamarla, le robaron el celular y sus pertenencias. En ese momento le dispararon y se dieron a la fuga. 

La investigación se encuentra en la UFI 6 de Lomas de Zamora, a cargo de la fiscal Mabel Lois.