“Lo que hacía Nicolás no estaba bien, pero nadie tiene el derecho de quitarle la vida a una persona”

A cuatro meses del asesinato de Nicolás Da Silva a manos de un policía bonaerense, fue confirmado el pedido de elevación a juicio y la familia espera que el año que viene haya una condena. El joven recibió varios disparos por parte del policía que lo corrió luego de que fue asaltado. 

En diálogo con DiarioConurbano.com, Vanesa, madre de Nicolás, aseguró: “Esperamos que se haga justicia porque él mintió en todo lo que dijo sobre lo que pasó y debería retractarse de todo lo que sostuvo. Yo sé que lo que hacía Nicolas no estaba bien pero nadie tiene derecho a quitarle la vida a otra persona”. 

Tras la solicitud para elevar a juicio la causa, fuentes judiciales confirmaron que el juez de Garantías Gabriel Vitale convalidó el pedido de elevación a juicio oral. 

El capitán de la DDI de San Isidro, Juan Oscar Medina, de 47 años, será juzgado por homicidio simple y si bien se pidió una morigeración para obtener la prisión domiciliaria, por ahora sigue detenido.

Vanesa señaló que “van a querer concentrarse en lo que hacía mal Nicolás” para justificar al policía y que tiene dudas si “se podrá hacer justicia”. “Los policías quedan libres por más que cometan errores o asesinen aunque no sea justo”, apuntó.

Desde un inicio, la defensa intentó justificar como legítima defensa el accionar de Medina pero no lo consiguió. Se determinó a traves de registros fílmicos que cuando Nicolás escapó, el capitán lo persiguió y le disparó más de 10 veces. 

En este sentido, la madre del joven opinó: “¿Para que descargó 14 tiros más, por que lo corrió? Le devolvieron sus cosas y siguió persiguiendo a Nicolas. Nadie le apuntó con un arma como él dijo, nadie lo lastimó, todas las vainas que le encontraron eran de su arma”. 

Según la la acusación, Da Silva y otro joven, que esperaba en la esquina, participaron del robo. El hecho ocurrió el 19 de julio cuando el policía esperaba el colectivo a las 6 de la mañana, en Homero y Elcano, y fue sorprendido por Nicolas, quien le robó la mochila. Una vez que Medina se identificó, la víctima comenzó a correr, y en el trayecto soltó el bolso pero el policía disparó varias veces mientras lo perseguía.

El cuerpo de Nicolás, de 21 años, apareció en Voltaire al 3400, a 150 metros de donde ocurrió el robo y tenía un disparo en la espalda.